Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 13
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA CALLE DE LA PAZ EN LOS AÑOS 30, IGUAL QUE EN LA ACTUALIDAD


    La calle de la Paz es una de las principales arterias urbanas de la ciudad de Valencia, situada en pleno corazón de la ciudad y proyectada, en sus orígenes, como una vía comercial que en principio recibió el nombre de Peris y Valero, en honor de su fundador.

    El ‘carrer de la Pau’, a principios del siglo XX, transformó sensiblemente el sector de la ciudad que estratégicamente ocupa, atrayendo el comercio y convirtiéndose, junto con el Ensanche de Colón, en lugar de residencia de la clase burguesa.

    Sin embargo, y siempre según el criterio de quien esto escribe, tan importante vía permanece anclada en el pasado sin saber como aprovechar su excelente emplazamiento desde el punto de vista comercial (tal y como ha hecho, por ejemplo, la calle de Colón).

    Es triste contemplarla medio vacía las tardes de sábado cuando los valencianos acuden al centro para otear escaparates y hacer sus compras en establecimientos especializados. Solo uno de sus ramales, Poeta Querol, ha conseguido acaparar la atención de importantes tiendas que le confieren rango de zona comercial elitista, pero no ocurre lo mismo con la calle de la Paz, una vía hermosa, céntrica, con una bella perspectiva de Santa Catalina al fondo cuando se recorre en dirección a la plaza de la Reina, pero en absoluto adaptada a los tiempos modernos.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook