Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 06
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA JUEZA DEL CARRITO Y LOS ERE DEL PSOE

    Que el PSOE arremetiera ayer como lo hizo contra la juez de los ERE me resulta tan familiar y se parece tanto a lo que, por sistema, censuran al PP, que los políticos de ambas formaciones se me antojaron como si fueran esos niños con babero –de los de antes– que juegan al 'y tú más' (o el 'ya no te ajunto') en el patio del colegio, con la única salvedad de que, en asuntos como la corrupción o la justicia, no admito niñerías, ni permito que jueguen conmigo, ni transijo a mirar hacia otro lado más que el lado de la coherencia que, por cierto, es vecina de la decencia y también de la transparencia.



     
    Dijo ayer Elena Valenciano (y tal vez llevara razón, no se la negaré, pero tampoco voy a otorgársela porque no es esa la 'razón' que ahora cuestiono) que le parece 'chocante' que el auto de la juez Mercedes Ayala coincida con el anuncio de las primarias andaluzas.



    Vale, acepto 'chocante' como calificativo e incluso como animal de compañía si así lo desea la señora Valenciano, pero dejo constancia de que mas 'chocante' me resulta que a los jueces se les esté 'juzgando' y cuestionando (y hasta fulminando como ocurrió con Garzón) en función de cual sea el partido político que emita un 'juicio' u opinión sobre ellos (o ellas), y que formaciones políticas queden perjudicados (o beneficiados) por sus decisiones. Y que conste que la juez Ayala no es santo de mi devoción, pero tampoco los es de mi anti-devoción. La contemplo con respeto y sólo como una juez a la que no ataco ni defiendo, porque nada me impele a hacerlo, al menos por ahora.

    Por cierto, como los lectores más avezados habrán adivinado hace varias líneas, este largo preámbulo viene a cuento todo de que en la cúpula socialista haya caído como un jarro de agua fría la imputación de la ex ministra Magdalena Álvarez (un joya a la hora de crear perlas de hemeroteca que me hizo reír con ganas –de buen rollo– a golpe de frases y despropósitos célebres). Y lo entiendo, pero no comparto que, en lugar de confiar en la justicia y de respetar una decisión judicial (que, a priori, debería contemplarse como imparcial), las declaraciones de ayer por parte de muchos prebostes socialistas fueran casi idénticas a las que les censuran a los políticos del PP cuando defienden la presunta honestidad de sus militantes imputados por corrupción.
     
    
Seamos serios, por favor.

     
    Incluso si fuera cierto que la jueza del carrito (como la llama hoy Antonio Gala) no actua adecuadamente o lo hace con torpeza y en perjuicio del PSOE, habría formas y formas de cuestionarla, pero no deberían parecerse ni en sueños al talante conspiratorio-paranoico que exhibe el PP  ('todos los jueces de la Gürtel van contra nosotros menos los jueces amigos") al corear los mantras que les redactan los Marhuendas y demás ideólogos de guardia.

     
    Bastantes votos ha perdido ya el PSOE como para que se les vea un plumero que, de tenerlo, no les convendría exhibir.


     
    Lo pido desde mi imparcialidad y desde la alergia que siempre he tenido a poseer un carnet de militancia política alguna, circunstancia que me confiere la independencia suficiente para no tener que guardar fidelidad a nada y a nadie mas que a la razón, el sentido común y a la ética.

    Como despedida, quisiera suscribir las palabras de Antonio Miguel Carmona cuando, hace un par de días, se manifestó a favor de una "máxima transparencia en relación a los ERE"; "aunque sólo sea por la importancia de dar ejemplo", añadiría un servidor.
 
     
    Alberto Soler Montagud
     
    PS. 

    Por cierto, y a título de curiosidad, ruego que si alguien lo sabe, me informe de cuantos papeles lleva la juez Mercedes Ayala cada día a su trabajo (y ya puestos, cuantos pesarán, más o menos) para que necesite arrastrarlos en un troller camino de los juzgados.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook