Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 04
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MIS TRIBULACIONES CON UNA TELEOPERADORA

     

    Ayer tuve un problema con la factura de mi teléfono selular y fueron dosenas las veses que hise un llamado al teléfono de atensión al cliente de Movistar. 

    Cada ves me hisieron repetir mis datos
     y contar la misma historia hasta que en un momento dado mi llamado se cortaba sospechosamente desde el 'calsenter'  y tenía que llamar de nuevo.

    Así se prolongó la pesadilla hasta que una tal Gladys Mendosa entendió perfectamente mi suplicio y, para mi sorpresa, su asento, aunque también era 'raro', se entendía como si hablara en manchego. Gladys se identificó con mi problema y presisamente cuando iba a solusionármelo, tonto de mí, interrumpí el llamado al pulsar, sin querer, la tecla roja de mi selular. 

    De inmediato llamé ¡siento treinta y siete veses! a "atensión al usuario" y les supliqué que me contactaran con Gladys Mendosa, pero nadie conosía a la tal doña; solo me desían "... mi nombre es Nelson Lópes y voy a haser todo lo posible por ayudarle", pero Gladys ya no estaba.

    Cuando hise mi llamado número siento treinta y ocho, mi sorpresa fue tremenda al escuchar una voz diáfana y muy sercana disiendo: "Buenos días don Alberto, mi nombre es Mari Carmen Martínez, del centro de atención al cliente de Movistar en Aranjuez. Hemos detectado y solucionado el problema que ha expuesto en sus llamadas anteriores. Tome nota del número de referencia de la incidenci...

    Y ya no escuché más. 
    La emoción me rebasó. 
    Mientras Mari Carmen, de Aranjuez, me hablaba con una dicción perfectamente comprensible, solté el teléfono de la mano, me desplomé y perdí en el acto el poco conocimiento que me quedaba. 
    Todo ello a la vez.

    Y ahora que he vuelto al mundo de los vivos, quiero contar mi historia para que todo el mundo sepa que la perseverancia es una virtud que, ejercitada con paciencia, siempre tiene recompensa.
     
     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook