Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 15
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PLACIDEZ

    El concepto de descanso que va asociado a la placidez es, como en la pintura la luz y la sombra, el contraste necesario para que en la vida se alternen la actividad y el reposo, en un ritmo que cada cual adecua a sus posibilidades y a sus necesidades.


    Si bien es cierto que para que haya descanso debe cesar el movimiento físico, nunca será completo si no lo es también mental; aunque, en contraposición con el descanso físico, el mental permitirá cierta actividad siempre y cuando no produzca estrés.

    Sin embargo, el descanso absoluto es una quimera tal vez sólo posible para quienes lo disfrutan (o soportan) eternamente en la paz de los cementerios. Porque, ni al dormir llegamos a descansar plenamente. Es en sueños cuando nuestras neuronas se muestran más proclives a crear universos imaginarios y abstractos dotados de una lógica más absurda (y a la vez razonable) que la más kafkiana reflexión que podamos imaginar en vigilia.

    Con el razonamiento anterior, intentaba recrear una entrada que me ayudara para definir ese estado de quietud, sosiego y ausencia de perturbaciones que es la placidez, entendida como la tranquilidad y paz que identifica bien quien la siente y llega a transmitir a quienes le rodean.

    Sin embargo, no he encontrado palabras que pudieran decir más de que lo que he experimentado al contemplar la imagen que ilustra este comentario.

    Por una vez (o una vez más)voy a recurrir al manido tópico que asegura que una imagen vale mas que mil palabras.

    <!--EndFragment-->

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook