Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 09
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PUBLICIDAD ENCUBIERTA EN TVE

     




     

     

     

     

    Desde finales de mayo, TVE viene emitiendo unos spots publicitarios encubiertos a los que, eufemísticamente, denomina “patrocinios culturales”. Efectivamente, aunque la Ley 8/2009 de Financiación de la CRTVE establece que la televisión pública no puede emitir publicidad, el artículo 2 de esta normativa recoge “otras posibles formas de financiación alternativas” que incluirían los “patrocinios culturales” que no son mas que una “publicidad encubierta” como la que ahora se nos ofrece.


    Un eufemismo más

    Es bien sabido que a los políticos les encanta utilizar eufemismos. No hay más que recordar cuando Zapatero llamaba “desaceleración” a la crisis o la patética desfachatez de "risitas Montoro" cundo dice que la amnistía fiscal es una “regularización de activos ocultos”. En la Ley 8/2009 de Financiación de RTVE, los responsables del ente público han encontrado un chollo  al descubrir un atajo legal que les permite emitir publicidad de tapadillo y hasta regalarles un eufemismo ("patrocinios culturales") que les sirva de justificación semántica.

     

    Patrocinios culturales

    Pero, no nos engañemos, los “patrocinios o intercambios publicitarios de carácter excepcional” son una forma alternativa a la que se ha acogido la nueva directiva de RTVE para autofinanciarse parcialmente en oposición frontal al espíritu de la Ley 8/2009. Y es natural que lo hagan cuando no queda casi ni un duro para sacar adelante a este santo país. 

    
Por este motivo, no es mi intención, al menos en este artículo, censurar el regreso de cierto tipo de publicidad a la televisión pública, sino la falta de  honradez  de quienes la camuflan como un  â€œpatrocinio cultural”. Sería más fácil y honrado reconocer que las únicas alternativas actuales para financiar RTVE sería un canon por cada televisor (que siguiendo el modelo alemán nos costaría entre 6 y 18 euros cada mes) o bien admitir publicidad como antes. Hay una tercera vía que a muchos les encantaría: la privatización del ente, pero ese es un tema en el que entraré, al menos de momento, mas que para dejar constancia de que el peligro existe.

     

     

    Reacciones

    La UTECA (Unión de Televisiones Comerciales) ya ha recurrido esta arbitraria medida al considerar que la fórmula del "patrocinio cultural" no cumple con el verdadero “carácter cultural” que destaca la Ley 8/2009 de Financiación de la CRTVE.

    En contraposición, la UEA (Unión Española de Anunciantes) ha emitido un comunicado en el que manifiesta que “… en este momento de fuertes ajustes en el gasto público, los patrocinios en TVE son absolutamente imprescindible como motor de la economía española […] e incluso deberían ampliarse"

    Por su parte, RTVE no ha dicho nada, ni falta que le hace. Pues mientras el PP disponga de mayoría absoluta, y con la nuevos estatutos que han impuesto por decreto ley,  pueden hacer lo que quieran sin necesidad de consultas ni pactos.

     

     


    Colofón

    Si los "patrocinios culturales" que autoriza la Ley 8/2009 de Financiación de RTVE sirven para que ciertos programas de calidad como "La nube" o "Redes" (ambos emitidos por La 2 y acogidos a estos patrocinios) puedan seguir en antena, bienvenidos sean, pero por Dios, que nuestros políticos sean honrados y hablen claro, no vaya a ser que creamos que no hay publicidad en RTVE cuando sí que la hay y nada pasaría porque la hubiera habida cuenta de la que está cayendo sobre nuestros raídos bolsillos y las vacías arcas públicas.


    La polémica está servida, y el debate también.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook