Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 19
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RUBALCABA Y SU TIBIA OPOSICIÓN

    La gota que colma ese vaso llamado desencanto que los políticos –de uno y otro color– se empeñan en llenar cada día, pudo ser la noticia que ayer destapó los veintidós millones de euros que Luis Bárcenas guardó a buen recaudo en Suiza así como los sobresueldos que, presuntamente, pago en negro a varios altos miembros del partido.

     

    Nadie en el PP ‘conoce’ a Bárcenas

    La reacción del PP ha sido de consternación, caras serias, una consigna de ‘no me consta’ repetida por unos y otros como un mantra (ay esos asesores, cuan rápido trabajan y que poco originales son) y un distanciamiento con el que durante años fuera el responsable de las finanzas del partido y de quien ahora reniegan como Pedro hiciera con Jesucristo. Para los altos cargos del PP, Bárcenas dejó de existir hace tiempo –que cinismo– muy a pesar de que el ex tesorero mantenga, al menos hasta ayer, una especie de despacho en Génova 13 y entre y salga en la sede de los populares tantas veces como le apetezca.

    Putrefacción en cadena

    Ayer fue lo de Bárcenas. Anteayer el ático marbellí de Ignacio González. Un día antes la éticamente cuestionable relación de Juan José Güemes con la empresa que se ha quedado con los análisis clínicos que él privatizó siendo consejero de Sanidad. Todo ello aderezado con la entrada de Esperanza Aguirre en la empresa privada o el incomprensible indulto a un kamikaze homicida y la falta de una explicación convincente por parte de Gallardón.

    Rubalcaba no se inmuta

    No hace falta ser un lince para saber que, dado el mal momento que atraviesa el partido en el Gobierno, se debería haber activado una enérgica reacción por parte del principal partido de la oposición. Una ocasión que un tibio y comedido Rubalcaba no ha sabido –no ha podido, o no ha querido– aprovechar limitándose a comparecer ante los medios en una rueda de prensa convocada con  y en la que no admitió preguntas que cualquiera en su situación habría disfrutado respondiendo.

    La ausencia de una reacción comme il faut por parte del secretario general socialista ante la situación de extrema gravedad que afecta al PP y a la credibilidad de los ciudadanos los políticos quienes depositaron su confianza a través de las urnas, es incomprensible, es inexplicable y ha sido cuestionada desde distintas federaciones socialistas que ayer se pronunciaron con críticas muy duras al PP que contrastaban con la tibia indiferencia de Alfredo Pérez Rubalcaba.

    Preguntas sin respuesta

    ¿Por qué no ha reaccionado Rubalcaba como habría hecho cualquier político en su lugar?

    ¿Por qué se ha limitado a pedir "explicaciones", y como mucho,  la dimisión del ministro de Hacienda “'Si se demuestra que el señor Bárcenas utilizó la amnistía fiscal para blanquear dinero negro del PP”?

    ¿Por qué el señor Rubalcaba no ha entrado en sintonía con los miles de manifestantes que ayer se manifestaron ante las sedes del PP de varias ciudades españolas y expresaron su protesta ante los escándalos que enmugrecen un panorama político revestido de una grasienta pátina de corrupción?

    Si la tibieza de Rubalcaba respondiera a un acto de ineptitud, la rechazaría de pleno. Si fuera una estrategia, no la compartiría de ningún modo. Pero si fuera la consecuencia de un cómplice pacto de silencio –como algunos maledicientes insinúan y a quienes me resisto a creer–, cabría pensar que la gota que ha colmado ese vaso llamado desencanto que mencionaba al principio de este artículo, no es solo la que el señor Bárcenas ha vertido con su inmensa fortuna en Suiza.

    <!--EndFragment-->

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook