Blog 
Fondo de biblioteca
RSS - Blog de Doctor Rico

El autor

Blog Fondo de biblioteca - Doctor Rico

Doctor Rico

Somos periodistas. Nos gusta leer y nos gusta hablar de los libros que leemos

Sobre este blog de Cultura

Leemos y recomendamos libros. No somos críticos, pero nos aferramos a nuestra pasión literaria como quien se abraza a un primer amor. Y recordad... todo está en los libros


Archivo

  • 17
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los trapos sucios de John y Jacqueline Kennedy

    Por MARIOLA SABUCO

    «En política, lo que cuenta no es lo que eres, es lo que la gente cree que eres», se atribuye al expresidente de EE UU John F. Kennedy en el libro «Una imagen tan bella: Jackie Kennedy (1929-1994)», de Katherine Pancol, la autora de best sellers que se ha adentrado en el terreno de la reflexión autobiográfica sobre un matrimonio que forma parte del olimpo de los mitos del siglo XX, gracias al poder de la imagen que ellos mismos crearon.

    El tiempo transcurrido desde la muerte de ambos, cincuenta y un años del asesinato de él un noviembre en Dallas y veinte años del fallecimiento de ella, así como el acceso a documentación hasta hace muy poco reservada, permite trazar a la autora un perfil más realista de dos personas que lo tenían todo para ser felices, pero que, en cambio, juntas, fueron muy desdichadas. Él, por culpa de su madre; ella, por la influencia de su padre.

    El desdén de su madre, Rose Kennedy, quien cada vez que tenía un hijo lo dejaba a cargo de una niñera y se marchaba al extranjero durante meses, parece que influyó en el desprecio que Jack sentía por las mujeres, manifestado en frases como: «Prefiero los senos de las mujeres a su cerebro».
    En el caso de Jacqueline, fue la fascinación que sentía por su padre, John Bouvier III, la que le llevó al desastre personal: «Nunca dejes que adivinen nada de lo que piensas. Guarda tus secretos para ti misma. Sé misteriosa, ausente, distante, y así siempre serás un enigma, una luz hasta el final de tu vida, guapa mía, guapísima, mi reina, mi princesa...», aconsejaba por carta el agente de bolsa a Jacqueline, palabras más propias de un amante que de un padre.

    Pancol ilumina con su trabajo de investigación el porqué dos personas inteligentes, preparadas, con recursos y muchas amistades de todo tipo acaban confluyendo catastróficamente para hacerse el uno a la otra, y viceversa, muy desgraciados, pero, naturalmente, sin que trascienda públicamente. Se han tenido que esperar varias décadas para tener la certeza de qué sentían en realidad y ocultaban para evitar uno de los mayores temores de Jacqueline Kennedy, —«A la gente le gusta compadecerse de la grandeza caída en desgracia»—. Una mujer obsesionada por su imagen que odiaba que nadie la pudiera compadecer.

    «Una imagen tan bella: Jackie Kennedy», de Katherine Pancol, Editorial La Esfera de los Libros; 17,95€ libro de 248 páginas, 7,12€ ebook. Dos horas y seis minutos de lectura en las que caen dos mitos con los pies de barro para dejar a la vista a dos personas poco normales y nada corrientes que disfrutaron, como su generación, de canciones como ésta: Love me do, de The Beatles.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook