Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 18
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Catalunya, dulce hogar

    El problema, seguramente, venga de la Transición, o de nuestra muy querida canción popular, del Asturias, patria querida o del Andaluces de Jaén; de los 40 años de dictadura en los que España se paralizó culturalmente y se fomentó el ultranacionalismo asociado al enanísimo; o de la España de las autonomías, esa que sirvió para que el país no se desangrara en un momento concreto y nunca se transformó en estado federal. Incluso del pavor asociado al patriotismo en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial.

    El caso es que el rock toponímico, ese que ensalza la tierra de origen, la patria amada, las bondades de la ciudad o del país que nos ha visto crecer y que nos evoca momentos claves de nuestra vida, en España (incluso en Europa) no es que no haya triunfado ni en las páginas del ABC, sino que se percibe como un canto sospechoso, ligado al ultranacionalismo palurdo o a la exaltación de los valores nacionales ligados al separatismo, al centralismo e, incluso, al terrorismo, tal es el convencimiento de algunos compatriotas.

    Aquí no tenemos un Sweet home Alabama o un Georgia on my mind, joyas de la música popular contemporánea que podríamos incluir entre las canciones de nuestra vida. Nuestro equivalente al New York, New York sería el chotis de Madrid, Madrid, en México se piensa mucho en ti, música de borrachera y de exaltación de la amistad, canciones de barra de bar, que bordean el mal gusto traspasada la puerta de salida. Benidorm, Benidorm, tierra de luz y alegría.

    El rock and roll atesora obras maestras relacionadas con el lugar de origen del compositor o el intérprete. Me acuerdo de Memphis, Tennessee (Chuck Berry), San Francisco (Scott Mackenzie), California Dreamin' (The Mamas and the Papas), California girls (The Beach Boys), Viva Las Vegas (Elvis Presley), Massachusetts (Bee Gees), Detroit rock city (Kiss) o Streets of Philadelphia y Born in the USA (Bruce Springsteen), pequeñas gemas preciosas talladas en Estados Unidos.

    Catalunya, dulce hogar

    Pero aunque es verdad que los grandes clásicos asociados a ciudades y regiones parecen venir de EE UU, no olvidemos que los mods británicos lucían como estandarte la bandera del Reino Unido. Y no hablamos de bandas de segunda división. Hablamos de los Who, de Small Faces, de los Kinks, y una década más tarde de The Jam, Lambrettas o Madness.

    En España hay excepciones. Recuerdo un par de casos en que se exhibió con orgullo el nombre de la ciudad sin que pareciera que con ello se excluía al resto. La movida madrileña supo canalizar aquello sin que pareciera que desde la capital se odiaba al resto del planeta. Y entonces Gabinete Caligari se convirtieron en adalides del rock patrio que no caía en el histrionismo, y compusieron Camino Soria, y Loquillo le dedicaba un sincero homenaje al Madrid de Pepe Risi. Y antes de todo aquello el rock urbano de Leño, Topo y Asfalto.

    Pero aquello se acabó, y salió Miguel Bosé cantando a Sevilla y ya no era lo mismo. Y luego ya vinieron Los del Río.

    Por buenas que sean las canciones, no me imagino yo triunfando a un grupo español envuelto en la bandera como The Who hacían en The kids are allright o a los herederos del rock layetano copando las listas con una versión del Sweet home Alabama adaptada al castellano con el título de Cataluña, dulce hogar.

     

    Catalunya, dulce hogar

    <!-- Facebook Badge START -->

    ¿Hay vida en Marte? | Promocionar tu página también
    Catalunya, dulce hogar

    <!-- Facebook Badge END -->

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook