Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 26
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diez canciones para sobrellevar el cambio de hora

    Diez canciones para sobrellevar el cambio de hora

    Bill Haley & His Comets, inventando el rock and roll

    ¿Habéis cambiado la hora? Ya sabéis, a las tres son las dos. Para aquellos más previsores, como para los más despistados que aún no se han enterado, aquí van diez canciones imprescindibles que hablan del tiempo. Como dijo el sabio, el tiempo es tu mejor maestro, sólo tiene un defecto: te mata. Aprovecha tu tiempo. 
     
    1. Bill Haley – Rock around the clock. El 12 de abril de 1954, Bill Haley & His Comets graban para Decca Records el que, según algunos expertos (otros estudiosos lo refutan), constituye el nacimiento oficial del rock and roll. Escrita en 1952 por Max C. Freedman y James E. Myers, no pasa a la historia universal de nuestro imaginario hasta ese 12 de abril, a pesar de que la primera versión grabada corrió a cargo de Sonny Dae and His Knights. Desde esa fecha hasta el concierto que visteis anteayer, cualquier rock and roll que escucheis incluye el compás marcado por esta pieza de Haley que llegó a vender 25 millones de copias antes de acabar la década de 1950. Si eres joven y te da por montar un grupo, ten presente que buena parte de esas canciones que crees trascendentales tipo Izal o Vetusta Morla se lo debes a este hombre de flequillo aún no convertido en tupé. A él y a Elvis, a Chuck Berry, a Little Richard, a John, a Paul, a Mick y a Keith. Hasta Devo hicieron en algún momento rock and roll. Esos mágicos acordes en La, Re y Mi perdurarán más siglos que la Novena Sinfonía de Beethoven. Vamos a rockear alrededor del reloj de noche. Ponte tus mejores galas y únete a mi, cariño.
     
     
    2. Bob Dylan - Times they are A-changin'. Dylan incluyó este conocidísimo tema en su elepé del mismo título de 1963. Tras su salida al mercado, los fans de Dylan interpretaron la pieza como una canción protesta porque hablaba de congresistas y de senadores. Dylan lo desmintió años después con el argumento de que aquella pieza maestra, más que una protesta era un sentimiento. Décadas más tarde, quienes tomaron la canción como una habitual muestra de rebeldía del genio de Minessota se decepcionarían al escucharla como sintonía de un anuncio del Banco de Montreal o, más recientemente, en una de aquellas presentaciones de Steve Jobs para presentar un producto Apple. En cualquier caso, es una de las letras más logradas de aquel joven Dylan de los 60. Si el tiempo es para vosotros algo que merece la pena conservar, entonces mejor que empecéis a nadar, u os hundiréis como una piedra, porque los tiempos están cambiando.
     
    3. The Rolling Stones - Time is on my side. En septiembre de 1964, fue la primera canción de los Stones que logró colarse entre lo más vendido en Estados Unidos. No aparece firmada por el tándem Jagger / Richards. A su autor, Jerry Ragovoy, hay que agradecerle no solo temas tan perfectos como éste, sino parte importante del soul y el rock de encargo entre las décadas de 1950 y 1970. ¿Os suena Piece of my heart, de Janis Joplin? Pues también es de Ragovoy. Los Stones registraron dos versiones de esta canción: una para su 12 x 15, con participación a las voces de Brian Jones; y la segunda y más famosa, para The Rolling Stones nº 2, que ha acabado pasando a la historia. La letra iba muy bien al perfil de Mick Jagger, el chico malo al que las chicas abandonaban pero acababan volviendo a él. El tiempo está de mi lado, sí, así es. El tiempo está de mi lado, sí, así es. Ahora siempre dices que quiere ser libre, pero vas a volver corriendo (te digo, lo harás nena). Vas a volver corriendo (he dicho muchas veces antes). Vas a volver corriendo hacia mí.
     
    4. Pink Floyd - Time. Aparece en el álbum The dark side of the moon de 1973, un trabajo glorioso de Waters, Gilmour, Mason y Wright. Precedida de un sinfín de relojes sonando a la vez, contiene uno de los solos de guitarra de Gilmour más espectaculares de la historia del rock. Esta, como otras canciones que hablan del tiempo y el paso de las horas, pone el acento, dicho de un modo lírico, en el conocido 'solo se vive una vez'. Haciendo tic tac con los momentos que componen un día monótono, desperdicias y consumes las horas de un modo desconsiderado, dando vueltas en un pedazo de tierra en tu ciudad, esperando por alguien o algo que te muestre el camino. 
     
    5. The Police - No time this time. Sting escribió esta canción en 1978 para el segundo álbum del grupo, Regatta de blanc. Esta acelerada obra maestra de la new wave británica encierra una lección de batería de Stewart Copeland que debería enseñarse en todas las academias. El tema habla sobre las prisas del mundo moderno, ojo, de finales de los 70. Imaginad si Sting la hubiera compuesto ahora. No hay tiempo para un rápido beso en la estación de tren. No hay tiempo para una maleta, un sándwich y un periódico de la mañana. Sólo el tiempo para los horarios, las llamadas y el transporte. No hay tiempo para pensar, en ningún momento se atreven. Atentos al vídeo de este admirador de Stewart Copeland. Niñ@s, no lo intentéis en casa.
     
     
    6. U2 - Eleven O'clok tick tock. Unos barbilampiños U2 ya tocaban esta canción en directo en la segunda mitad de 1979. La canción se convirtió en el segundo single de la banda irlandesa en mayo de 1980, década en que la popularizaron en directo hasta situarla entre los 20 temas más interpretados sobre el escenario. Under a blood red sky, su disco en directo grabado en Red Rocks, acabó por convertir a la pieza en legendaria para sus fans. ¿Y qué pasaba a las once (las diez, si ese día cambiaba la hora) que era tan importante? Pues que los niños gritaban y The Edge pedía que lo llevasen a casa. Bono y los suyos todavía no habían descubierto la electrónica.
     
    7. Nacha Pop - Relojes en la oscuridad. En 1985, Antonio Vega y su primo Nacho están en el culmen de su momento como compositores con Nacha Pop. Este Relojes en la oscuridad, al que sin duda les sobran teclados, pertenece a Dibujos animados, un punto de inflexión en la carrera del grupo a solo tres años de su separación. No me da miedo lo que tú me digas, ni esas historias del más allá, sólo me asusta escuchar los relojes en la oscuridad.

     
    8. Los Ilegales - Tiempos nuevos, tiempos salvajes. Con cambio de hora o sin él, este pedazo de canción de Los Ilegales es absolutamente atemporal. Aparece en el primer elepé de la banda asturiana, y lo mismo podría servir para un congreso de Podemos que para banda sonora de los manifestantes que se apuestan ante el juzgado esperando a que llegue Rodrigo Rato para devolverles sus ahorros. Levántate y lucha, esta es tu pelea. Rebelión en la voz de Jorge Martínez, un tipo peligroso capaz de hacer pequeñas joyitas como ésta.
     
    9. Enrique Bunbury / Nacho Vegas - El tiempo de las cerezas. En 2006, el aragonés errante y el bardo de Gijón se unen en el Puerto de Santa María para grabar un disco al alimón, intimista, bonito, con canciones de amor desgarrado y bestia. Eludo poner parte de la canción porque, como muchas de Bunbury, solo las entienden él y su bloc de notas, y éste último no siempre.
     
    10. The Psychedelic Furs - My time. Esta maravilla de cuatro minutos y veintisiete segundos forma parte del cuarto trabajo de Psychedelic Furs, Mirror moves. Como casi la totalidad del elepé, constituye una pequeña gema en el mejor álbum del grupo de los hermanos Butler. Bowie quiso producirles y se negaron, tal era su ego. No era para menos. Escuchadlo de principio a fin y ni siquiera parece de los 80. My time tiene una de esas letras trascendentales tan del gusto de Richard Butler. A partir de ese disco, su tiempo comenzó a diluirse como un azucarillo. Es mi tiempo para que vuelvas. Es mi tiempo para tender la mano. Es mi tiempo para encender una luz para ti.

     
     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter @jorgealaddin

    Sígueme en Instagram

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

     
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook