Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 18
    Julio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    ANDANTE Y SOÑADOR

                ANDANTE Y SOÑADOR

     ANDANTE Y SOÑADOR


           Vi los gigantes…eran gigantes, claro que lo eran. Todos pensábamos que se trataba de simples molinos de viento moviendo sus velas acompasadas en un vertiginoso giro sin fin, pero no… eran amplias mangas de camisa que en contraste con el ceñido jubón, se agitaban en los brazos de titanes manchegos que rendían homenaje a un mago de las letras, sosteniendo como telamones sobre su cabeza, tu mundana sabiduría.

          Y los muros, imperios que caían cuando inocentemente los mirabas, volátiles nidos de hormigón capaces de mostrar palacios del más transparente de los cristales, entornos de las mil y una noches donde lujo y erotismo se mezclaban con sapiencia y respeto ante unos ojos que, emanando bondad, quebraban las barrerasentre este y otros mundos.

           Dueño de espectáculos en los que legabas arte gratuito y dedicado, de manera desenfrenada, sin que faltara una amable palabra para el último de los mortales, de la mano de un estilo que nadie logró en cuatro siglos, y que tú heredaste de tu propia ilusión. A disposición de todos un universo de versos helicoidales, a los que otorgaste capacidad para envolvernos.
        También aprendimos a creer en tu propia realidad, mas feliz que la nuestra, y que te capacitaba para domar animales y recibirlos en tu regazo, donde simplemente encontraban su propio jardín del edén y por ende, su felicidad absoluta y las caricias eternas.
         Paseamos juntos cada noche, cada día, cada sueño, con aventuras y desventuras, con charlas, historias y chanzas que pervivirán por siempre, entre olas de trigo y girasoles, sobre azules aguas saladas, bajo un estrellado firmamento del que ahora formas parte.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook