Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 22
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    ATRACCION

     


    ATRACCIÓN

          En un principio no le prestó mucha atención. Indudablemente, y sabiendo de su belleza, tenía la intención de acercarse a admirarla de cerca, pero ella tenía mucha gente a su alrededor, demasiada, así que dedicó tiempo a otras cosas sin alejarse demasiado de allí. En pocos segundos sintió que ella le observaba. Se giró, la miró a los ojos y caminó unos veinte metros hacia otro lado bajando la vista. Entonces miró de refilón hacia donde ella estaba y sus ojos seguían enfocándole. Inquieto, no dudó en cambiar de dirección, pero esta vez no desvió la mirada, la mantuvo firme. Ella también lo hizo y le siguió con una increíble naturalidad, que le llevaron a sentirse relajado.

    ATRACCION

     

           No solo fueron sus ojos los que le cautivaron súbitamente, también su manera de estar, tan claramente simple y espontánea, una mano descansando sobre la otra, su impecable manera de vestir, la habilidad de su piel para atraer la luz, y su rostro. Su rostro, esa expresión conjuntada por su mágica sonrisa dibujada en sus labios, y el fantástico acompañamiento del resto de su cara.

          Tras ese momento vio un hueco y se aproximó mientras ella le deslumbraba a cada metro que avanzaba. Aún conociendo su nombre no se resistió a preguntarlo.

          Solo él oyó su respuesta. Me llaman Lisa, Mona Lisa.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook