Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 26
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    EL VIEJO MARINERO

     

    EL VIEJO MARINERO

          Esa tarde pinté pasionalmente un cuadro con niños bañándose en la playa. La luz entraba potentemente pero con suavidad, aclarando los colores pasteles y dando vuelo a las diminutas crestas de las olas que tímidamente morían en la arena. La indudable calidez de la imagen aportaba frescor, era un estado óptimo de bienestar inocente, en el que el placer llega sin buscarlo y recorre el cuerpo evaporándose por las extremidades en azules tranquilos. Los niños ocupaban la escena con sus juegos, absortos en su imaginación y concentrados el uno en el otro y el otro en el uno, tenían movimiento y flotaban sobre oro, a la vez que no dejaban de hundir sus cuerpos entre la fina y cristalizada arena.

    EL VIEJO MARINERO

          Al fondo, el más antiguo mar conocido, se funde con el cielo recién nacido y mezclan sus líneas de horizonte de destinos escritos, lejanos, próximos. Yo disfruté sacando de mis manos el movimiento del pincel que enamoraba a la pintura y reteniendo la imagen del mar brillante y la arena magnífica, observando los juegos de los niños, sus carreras, las risas y las salpicaduras saladas y frescas. Pero permanecí invisible para ellos y para el mar. Mi pasión en la tela, el recuerdo del aire salado en mi cara, el olor del viento marino …estoy muy lejos del mar, muy lejos de la niñez.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook