Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 15
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    LA METAMORFOSIS

     

    LA METAMORFOSIS

           Las lecturas no habían ayudado mucho a tomar la decisión sobre el cambio que iba a experimentar en su propio cuerpo. De las variopintas transformaciones que la literatura le había mostrado no habría podido decidirse si hubiera tenido que escoger alguna. Pensó que al fin y al cabo, la vida no deja de ser una lenta metamorfosis que nos lleva de bebés a ancianos.
          Mediante una mordedura se podía llegar a ser un licántropo, o un vampiro. Por error, metamorfosearse de hombre a asno, y viceversa comiendo pétalos de rosa. O simplemente sufrir una transmutación por capricho divino.
          Gregorio recordó cuánto le horrorizó leer que el protagonista de aquel relato y que tenía su mismo nombre, despertó convertido en un horripilante insecto para acabar tirado a la basura, desapareciendo de la memoria de los suyos.

           Tras mucho tiempo había conseguido su metamorfosis y se observó de cuerpo entero. Su melena estaba perfecta, sus límpidas facciones relucían, sus caderas se marcaban en curvas perfectas, su pecho se dibujaba firme y precioso, su piel inmaculada, su pene marcaba la diferencia.

    LA METAMORFOSIS

     

          Sonrió, su último día como Gregorio llegaba a su término. Por fin dejaba escapar su lado femenino en todo su esplendor. Alicia pisará fuerte y será imparable.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook