Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 21
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    MOMENTOS

     

     

    Hormigueo de certeza
    insegura y temerosa,
    ve en sus dedos temblorosos.
    Mientras, la lascivia canta
    en los ojos y mirada,
    que en el tacto dulce busca
    con el chispazo del roce
    una caricia arriesgada,
    cálida, templada y fría,
    de amantes de piel que brilla,
    violenta y bella desnudez
    perpetua en un solo día.

    Enfrentan cuerpos sinceros
    de rodillas él frente a ella,
    ella como sombra de luz
    en cómoda oriental forma,
    sabiendo que no puede haber
    naturalidad mas cierta
    que la de pechos de raso
    que la de eléctricas lenguas.
    El calor sube del vientre
    vibrando el placer del alma,
    del más presente presente
    una eternidad ahora.

    Ella le muestra su espalda,
    arquea en sublime gracia
    curvas de bruja hechicera
    diciendo todo con nada,
    pidiendo la inmortal dicha
    que hallará pronto en la danza,
    con embestidas de fauno
    de él en ritual lucha,
    con caricias de peluche,
    con ternura de la rosa,
    con la fuerza del astado,
    potente majestuosidad,
    criado para la lidia
    y la sangre de la arena.

    El momento no da tregua
    y uno estrecha sobre el otro
    la mirada entre sus labios
    y se funden en abrazo
    en la piel de abruptos montes
    de un solo cuerpo convulso
    sudoroso y perfumante,
    mágico, real, sincero
    genital ,ardiente, viral,
    y nace lo verdadero
    donde lo teatral muere,
    entre gemidos y gritos
    jadeos, lluvias perfectas
    complicidad en los gestos,
    que les trasladan al mundo
    donde comienzan los sueños
    de paz, amor, vida y placer
    de mimo, sed y contacto
    de revivir lo vivido
    en único se torna el ser.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook