Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 15
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    Pesadillas y dulces sueños

     

    Pesadillas y dulces sueños

    Pesadillas y dulces sueños


          El caos que envuelve todo lo que le rodea es absorbido por el tiro de la chimenea, para terminar escapando por la alta caperuza en busca de otra víctima a la que enloquecer. Esta vez ella ha podido volver a su situación sin mas alteraciones amorfas que la subyuguen.
          En otra parte los peores temores rinden a la subconsciencia infantil en una masa de negros y grises que no semejan forma conocida, realizando espirales movimientos hacia diferentes destinos.
          No lejos de allí el febril estado invita a explorar un nuevo cerebro, volando en vacíos interminables, perspectivas infinitas y sonidos imposibles ante los impotentes intentos de aplacar lo que crece sobre él,


          Pero la enfermedad de la noche es sanada por el alba.

    ————————————————————

          La alegría recorre el verde campo repleto de flores en una proclama jovial, inocente, pura, sin fin. Azules increíbles escoltados por algodones con forma de paz, preludian relajantes sonidos.
          Junto a ella, los placeres carnales que vivían ocultos emanan con la luz de lo prohibido, para tornarse en lícito, permitido y admirable dulce deleite de los más básicos instintos humanos.
          Algo más allá, explota la sensación del contacto perdido y recuperado tras la tragedia. La pérdida se torna en una irrealizable bufonada cuando lo irrescatable es rescatado y lo imposible acontece. Lo querido de nuevo está con él.

          Pero la alegría de la noche es truncada por el alba.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook