Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 19
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    SUEÑOS DE AMANTES PERDIDOS Y ENCONTRADOS

     

    Si te dijera que fui náufrago perdido
    entre ínsulas de encinas y olivos que atentos,
    tras arrumbar febril a tu seno querido,
    seguían mi singladura en mares violentos.
    La libertad sin ti, esclavo me convertía,
    la esclavitud contigo, libre me hacía
    Mi temor no es conocer lo desconocido.
    Mi temor es olvidar el amor vivido .
    Surqué mares de pensamientos opuestos
    y pensé si debía a ti retornar,
    volé entre dichos de charlatán infestos
    y pensé, pensé si merecía recuperar
    lo que ya no sé si recuerdo.
    Si te dijera que fui inquieto marino
    en el rubio mar de trigo ondulante,
    dejando a mi paso oleaje mortecino,
    empujado por el viento a ninguna parte,
    y al volver la vista atrás, la calma,
    que regresa para unir mi rota alma.
    Mi temor no es conocer lo desconocido.
    Mi temor es olvidar el amor vivido .
    Si te dijera que fui arriesgado navegante
    buscando el sol, celeste dios centelleante,
    que pastorea desde levante a poniente
    a los océanos de girasoles rugientes
    que me llevan a una negra ceguera,
    pretendiendo hacerme olvidar tu bandera
    Mi temor no es conocer lo desconocido.
    Mi temor es olvidar el amor vivido.

    Si te dijera que surqué cielos de pensamientos,
    construídos sobre castillos sin cimientos,
    debatiendo entre sentimientos opuestos
    ¡despertando ya! del sueño turbulento,
    dejando atrás este surrealismo violento
    Si te dijera que floté entre disuasorios verbos,
    y en el aire luché con cuervos difuminados,
    que el meridiano alcancé con fuego el sable,
    que en el ocaso apagó mi voluntad amable.
    Me torno de impulso irracional y voluble,
    como el ángel caído en desgracia terrible.
    Mi temor no es conocer lo desconocido.
    Mi temor es olvidar el amor vivido.

    Si te dijera de una oscura travesía
    en la que por fin con claridad adiviné,
    que en otro mundo la experiencia vivida,
    me muestra y comparte que poseo la suerte,
    Por mí, por nosotros, sin tormentas, con vida,
    con fuerza y tesón para no iniciar la partida
    que lejos de mi tesoro me apartara,
    que cerca de la muerte me llevara.

    Te estaría hablando de mi dicha y de mi suerte,
    de los dones concedidos y saltar la muerte,
    con tu espíritu amante y tus caricias candentes,
    vuelvo a ti al despertar en tus brazos presentes.
    Donde existen nuestros cuerpos,
    donde no viven estos versos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook