Blog 
InClemente
RSS - Blog de Gustavo Clemente

El autor

Blog InClemente - Gustavo Clemente

Gustavo Clemente

Periodista de Levante TV

Sobre este blog de

Blog de Gustavo Clemente


Archivo

  • 02
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gustavo Clemente Izquierda Unida

    La izquierda como herramienta social

    Somos cada día más pobres y están pensando en organizar un club académico. Por las siglas de los siglos, Izquierda Unida debe dejar de replantearse su nombre y empezar a preocuparse por su utilidad. Izquierda Unida, o como se llame en un futuro, no debe ser un partido político, sino un movimiento político-social, una herramienta que atienda a las necesidades de las personas del siglo XXI. Ya no somos una sociedad fordista, somos una sociedad desamparada.

    El calendario pasa por la Asamblea Federal inmediata, donde se definirán posiciones, en una dialéctica interna entre el identitarismo del PCE, cierta idea de supervivencia a la izquierda de Podemos y otro polo que representarían personas como Joan Josep Nuet en Catalunya y Yolanda Díaz en Galicia. Bien, pero más allá de nombres, logos y confluencias, Izquierda Unida tendrá futuro si se pone al servicio del trabajador y se vislumbra algún resultado.

    Este movimiento político-social debe actuar desde el corazón y entender que no le queda otra que ser la izquierda que se alíe con los movimientos sociales, recoger todo lo que no recoja Podemos y, sobre todo, ser útil. Izquierda Unida debe ponerse a trabajar cada día junto a la PAH, los iaioflautas, los damnificados varios, los alternativos y los movimientos de base. Y, por supuesto, debería servir de altavoz para el trabajador y el parado. Quien no sirve, no sirve.

    Hay que reconocer que en Valencia el partido ha tenido a algunos de los políticos más inteligentes y preparados de nuestro panorama y su trabajo contra la corrupción ha sido excelente. Sin embargo, tal vez fue un error la falta de voluntad de construir acuerdos entre Podemos e Izquierda Unida, tanto por parte de la dirección federal como por EUPV. La ruptura de la posibilidad de confluencia junto a los de Pablo Iglesias y Compromís ha sido letal y sólo había que estar en la Fonteta en el cierre de campaña de És el moment, sentir el delirio en las gradas y entender por qué. Ni siquiera se supo explicar la posición de IU respecto al movimiento de Unidad Popular.

    Eso sí, tal vez haya que agradecer a toda esa sucesión de errores que Izquierda Unida por fin dejará de mirarse al espejo. Algún día encontrará su propia identidad perdida trabajando, en la calle, cuando se reconozca como una herramienta útil y responsable de cambio social. Todos la necesitamos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook