Blog 
InClemente
RSS - Blog de Gustavo Clemente

El autor

Blog InClemente - Gustavo Clemente

Gustavo Clemente

Periodista de Levante TV

Sobre este blog de

Blog de Gustavo Clemente


Archivo

  • 10
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gusstavo Clemente

    La oportunidad de Diana

    Este viernes, en casa de Diana no entenderán que tenga motivos para romper su rutina y volver al instituto. Sus padres la han exprimido durante todo el verano trabajando en mercados y cuidando de sus hermanos. Entienden que a sus 13 años ya está lista para casarse. En su teléfono móvil, Diana recibe las amenazas de un imbécil que la controla para evitar que acuda sola a una fiesta con amigos.

    Diana se despista con una mosca. Comete muchas faltas de ortografía, aunque le encanta leer y ver películas. Detesta las matemáticas, pero tiene gracia dibujando. Sueña con poder descubrir su vocación algún día. Aunque la desconoce, fantasea con ella. En su casa no entienden por qué tiene que terminar la ESO, con lo que hablar de futuro es impensable, más allá de seguir trabajando en los mercadillos.

    Diana es noble, le gusta ser leal a sus compañeras. Sin embargo, evita hablar de su cruz. Sólo se ha atrevido a compartir con Laura las amenazas del monstruo que la controla. El año pasado, Diana descubrió que a pesar de que en su vida nadie la había animado a hacer deporte, disfrutaba jugando al fútbol. Hasta entonces, no se lo había planteado. Nunca había sido buena en psicomotricidad, pero le encanta el espíritu de equipo que se respira. Un equipo formado por niñas gitanas, lo nunca visto.

    El fútbol le ha ayudado a ganar autoestima. De hecho, algunos chicos han llegado a elegirla a ella para jugar juntos en los recreos. El gran sueño de Diana es seguir jugando al fútbol en este nuevo curso. Ante la incomprensión de su entorno cercano. El deporte le hace sentirse fuerte y le ha animado a hacer mejores redacciones en clase y a esforzarse por entender los problemas de matemáticas. Diana ya se lo cree. Se siente una futura ciudadana, a pesar de que nadie se lo va a poner fácil. Siente el instituto como algo suyo y un íntimo agradecimiento hacia algunos profesores. La educación es su única salida. A comerte el mundo, muchacha.

     

    Diana no existe pero podrían ser muchas niñas.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook