Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Archivo

  • 26
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diez falacias sobre el final de Lost

    Diez falacias sobre el final de Lost Han pasado diez años desde que despegó el vuelo 815 de Oceanic desde Sidney a Los Ángeles para acabar estrellado en una misteriosa isla del Pacífico. Durante seis años muchos vibramos con las aventuras de Jack, Kate, Sawyer, Locke, Hugo y el resto del reparto de la serie de televisión de J. J. Abrams a ritmo de música de Michael Giacchino. Y ahora que estamos de aniversario llega el momento de confesar una cosa. A mi me gustó el final de Lost. Toma. Ya está, ya lo he dicho. En los tiempos que corren no es algo que se pueda decir en voz alta sin riesgo a que alguno te apedree. Reconozco que fue polémico y que hay gente que todavía suelta espumarajos por la boca cada vez que le sacan el tema. Pero muchas de las críticas que recibió fueron injustas. A uno le puede gustar o no cómo cerraron sus guionistas la serie, pero lo que tampoco puede ser es que algunos defiendan cosas que son objetivamente falsas para justificar su opinión. Vamos a repasar algunas frases gratuitas y otras reflexiones discutibles que se dicen de Perdidos. Antes de seguir leyendo aviso que todo el comentario es un campo de spoilers, así que, si continúas, lo haces bajo tu propio riesgo.

    1) No se resolvía nada. Ésta es una de las mayores trolas que se sueltan y el que las dice se suele quedar tan ancho. Fueron muy pocas las cuestiones que se quedaban sin resolver y sólo faltaron cosas menores. En los extras del DVD de la sexta temporada añadían una escena con un cabo suelto que quedó en la segunda temporada. Salvo eso, en la serie están todas las repuestas. Otra cosa es que al espectador no le guste cómo las contestan. Si hasta explicaron el significado del tatuaje de Jack (por cierto, en uno de los episodios más malos de toda la serie). Desde el primer capítulo, los guionistas iban plagando la trama de incógnitas que se iban dilucidando sobre la marcha. Cada pregunta que se contestaba, generaba otras nuevas. Lo que aburría a sus guionistas o se convertía en un escollo para la trama, se resolvía como buenamente se podía y se seguía hacia adelante. Lost no es la única serie que ha arrinconado algunos de los argumentos y personajes que aparecían a su comienzo, ni será la última. Se ha hecho hasta en Mad Men. Los cabos sueltos se ataban con mejor o peor fortuna.  ¿Alguien se acuerda del vidente que advierte a que Claire que no debe tomar ese avión?, ¿se dio cuenta alguien que una temporada más tarde aparecía en otra historia como un estafador que saca dinero de sus supuestos poderes?. Y ¿qué decir de Walt, ese niño que parecía tan especial? Hay alguno que aguantó hasta el final para ver qué pasaba con él, pese a que fue algo que se contestó en las primeras temporadas: Los Otros se llevaban a los niños de todos los que llegaban a la Isla por sus mujeres no podían concebir en la Isla. A mi personalmente, en el cierre de la serie, sólo me faltó que me explicaran un poco más las motivaciones de cada facción de Los Otros por hacerse con el poder.
     
    2) El final es como el de los Serrano: Vamos a ver, el final de Lost no es que ni que todo sea sueño, ni que todos estén muertos. Todavía hay webs que lo mantienen. Diez años después los propios guionistas siguen explicándolo y nadie parece entenderlo. Y los detractores encantados de enredar más. Para explicarlo todo, nos tenemos que remontar al final de la quinta temporada, en la que teníamos a parte del reparto desplazado en el tiempo, en los años 70, en una alocada trama que desembocaba en que los protagonistas tienen que provocar una explosión nuclear para cambiar la historia y que su avión jamás se hubiera estrellado en la isla. De esta manera, al inicio de la sexta temporada, se nos plantean dos líneas temporales: una en la que parece que consiguieron cambiar el tiempo y llegar a casa y otra en la que los protagonistas regresaron al presente en la isla para unirse a la batalla final contra el monstruo, el humo negro. A medida que avanzaba la temporada, veíamos que en la línea temporal alternativa los personajes parecían tener ciertos recuerdos de lo que les pasó en el accidente del avión y que pugnaban por volver a salir; mientras que en la otra los personajes del reparto iban cayendo como moscas en este cruento enfrentamiento final. Lo lógico era pensar que en la línea temporal presente, de alguna manera conseguirían vencer al humo negro y rehacer la historia salvando a todos. La desilusión para muchos llegó cuando esa línea temporal alternativa resultó ser el purgatorio donde las almas de todos los personajes se reencuentran muchos años después del final de la serie y donde la isla ni siquiera existe y se ha hundido en el mar. Jack descubre que murió en defensa de este paradisíaco lugar. Un hombre de ciencia muriendo en nombre de la fe. Sawyer, Kate, Claire y Lapidus logran escapar, mientras que Hugo se queda en la isla como el nuevo líder de los Otros, con el inquietante Benjamin Linus como consejero.
     
    3) Los guionistas se lo iban inventando todo sobre la marcha. Pues como en casi todas las series. Son pocas, muy pocas las que tienen todas sus tramas cerradas en las mentes de sus guionistas antes de empezar. En Lost ,en concreto, se planificaron desde un primer momento las tres primeras temporadas.
     
    4) No ha aportado nada a la historia de la televisión. Lost bebe de muchas fuentes del cine, del cómic, de la literatura y de otras series de televisión. Un poquito de Star Wars, otro poquito del universo literario de Stephen King, una pizquita de Marvel por allá... Y de toda esta mezcla salió un universo de ficción nuevo que cambió el modo en que se seguían las series de televisión. Logró un reparto carismático y una trama adictiva que mantuvo en vilo a millones de personas durante seis años. La impaciencia por ver qué sucedía planteó el tratar de acortar al máximo la diferencia desde que el capítulo se emitía en Estados Unidos hasta que se televisaba en España, porque el espectador tenía su entrega semanal en inglés en internet a la vez que al otro lado del charco. Hasta con subtítulos para no perderse con el Ingles. Como la mayorÍa de fans se fue subiendo al barco sobre la marcha, era normal que aquellos que tenían que ponerse al día devoraran los episodios a ritmo de vértigo. Así que ,cuando se sincronizaron con el resto, eso de tener que ver un capítulo a la semana era muy raro y una pesadilla.
     
    5) He perdido seis años de mi vida. Esto es lo siguiente que suelen decir aquellos que dicen que la serie no respondía a nada. Y, efectivamente, sino se han enterado de la historia que les estaban contando, es bastante posible que hayan estado perdiendo el tiempo.  ¿En serio que después de 121 episodios te has dado cuenta de que no te gustaba por los diez últimos minutos de uno? ¿Te has emocionado con lo que le pasaba a cada uno de los personajes?, ¿has llorado sus muertes?, ¿se te puso la carne de gallina cuando descubriste que Locke iba en silla de ruedas?, ¿te has enamorado con ellos?. ¿has visto cómo lograban superar sus propias tormentas interiores?. Pues ya está. ¿Qué querías?, ¿conocer los secretos de la vida después de la muerte? Lo normal con otras series es que se cancelen cuando bajan las audiencias. Lost se fue en lo más alto y prácticamente todo el planeta quiso conocer a la vez cómo acababa todo. Al final, lo único que se le podría reprochar es que la gente había elevado demasiado sus espectativas.
     
     
    6) La serie empezó a decaer cuando empezaron a salir cosas raras. Llegó un momento en que algunos se echaban las manos a la cabeza cuando descubrieron que Lost era una serie de ciencia ficción. Quizá se esperaban una cosa como Supervivientes o algo por el estilo. Vamos a ver, si es que ya en el primer capítulo aparecía un mostruo en la isla que se iba comiendo a la gente. Osos polares en medio de la jungla. Para mí Lost era mejor cuanto más raro era todo. El descubrimiento de la escotilla en la selva es otro de los momentos cumbre.
     
    7) La muerte de Charlie fue uno de los momentos más dramáticos de la serie. Sé que esto entra dentro de lo opinable, pero es que yo no soportaba al actor. Lo siento. Ya en el cine se cargó al que era uno de mis personajes favoritos de El señor de los Anillos, Merry. No lo eché de menos cuando desapareció. Y la mejor muerte y, probablemente uno de los mejores momentos de la serie, fue la de Juliette. Sin dudarlo.
     
    8) Detrás sólo había humo. Pregunto, ¿nos explican en Star Wars de dónde vienen los poderes de los Jedi?, ¿o en E. T. dónde está el planeta del extraterrestre?, ¿cuál es la historia del País de Nunca Jamás de Peter Pan?  La isla es un lugar mágico que se convierte en un lugar a preservar. Luchar por ella es una cuestión de fe. ¿Creer o no creer? Ésta es la historia que se cuenta y que te expliquen si los poderes vienen de un dios egipcio o babilonio o si son de origen extraterrestre, casi que prefiero ni saberlo.
     
    9) Las dos últimas temporadas fueron las peores. El final de la quinta temporada fue una de las mejores escenas de la serie y los guionistas pudieron continuar con el suspense durante toda la sexta. Hasta el último momento, todas las miradas siguieron fijas en las pantallas y de repente se dieron cuenta de que la función se había terminado. A toro pasado, algunos dicen que las últimas temporadas eran malísimas y que sólo las vieron para confirmar lo pésimas que eran. Si anunciaran una continuación, ¿alguien la vería? Muchos seriéfilos siguen buscando otro Lost al que engancharse. Cuando termine Juego de Tronos, habrá que leer las opiniones de algunos.
     
    10) Lost saltó el tiburón tras la primera temporada. Efectivamente, la primera temporada es una de las mejores de la serie. Objetivamente y con los datos en la mano la serie comenzó con 20 millones de televidentes en Estados Unidos y el último episodio cerró con 13,5 millones. Es una audiencia menor, pero los datos obvian cuántos fueron los que lo siguieron en Internet, ya que fue una de las primeras en comenzar a ser descargadas masivamente. El salto del tiburón es algo que ocurre con series que llevan muchos años en antena y comienzan un lento declive a la decadencia. Un día descubres que la han cancelado, sin que jamás te preocuparas por cómo termina. Por eso sus finales pasan sin pena ni gloria. De hecho, algunas ni siquiera tienen final.
     
    Lost arrancaba con el ojo de Jack al despertarse en medio de la jungla tras el accidente de avión. Una imagen recurrente con la que arrancaron otras temporadas de la serie. Al final, Jack muere por la Isla mientras ve partir el avión con los amigos que han sobrevivido a la aventura. Sus ojos se cierran y todo termina. Para mí, fue un buen final.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook