Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Archivo

  • 19
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diez sagas galácticas que no son Star Wars ni Star Trek

    Diez sagas galácticas que no son Star Wars ni Star Trek
    La llegada de Star Wars (o La guerra de las galaxias, como algunos la hemos llamado toda la vida) a la gran pantalla siempre ha venido acompañada de un auge de las sagas galácticas por parte de productoras empeñadas en encontrar su propia gallina de los huevos de oro. El éxito de la primera película de la saga de George Lucas impulsó el regreso de Star Trek algo más de una década después de la cancelación de la serie. Ahora, coincidiendo con el estreno de El Despertar de la Fuerza, el canal SyFy Channel (especializado en ciencia ficción) ha vuelto al género de la space opera, que tenía aparcado para centrarse en otros géneros, y ha estrenado hasta tres nuevos títulos este mismo otoño. En el post de esta semana, haremos un repaso a las nuevas propuestas galácticas para la televisión, así como alguno de los títulos más destacados. Los fans de Star Trek que no se me alteren por su ausencia en esta lista, ya que hace unas pocas semanas que pudimos recordar todas las series de la franquicia y la saga es tan extensa que merecía su post para ella solita o para sus razas alienígenas. En cuanto a Star Wars, sus producciones televisivas hasta la fecha se han limitado al campo de la animación.

     Diez sagas galácticas que no son Star Wars ni Star Trek

    10) Dark Matter (2015-actualidad): Seis personas se despiertan en una nave en medio del espacio sin recordar nada de su pasado. Alguien deliberadamente borró sus mentes, sin que sepan con qué fin. Tampoco tienen muy claro si uno de ellos es el responsable de todo este incidente y aguarda agazapado entre las sombras para traicionarles, porque cada uno guarda sus propios secretos. Una tripulación alejada de los héroes galácticos tradicionales y algunos de ellos de moral cuestionable. Semana a semana vamos acompañando a este grupo de fugitivos en sus aventuras por la galaxia mientras tratan de descubrir su identidad. Es una de las series estrenadas este año por SyFy Channel que ya ha sido renovada para una segunda temporada y cuenta con algunos de los guionistas de Stargate.

    9) Killjoys (2015-actualidad): La segunda de las propuestas de SyFy Channel  de este año y de la que tendremos también segunda temporada. La serie cuenta las andanzas de un trío de cazarrecompensas en un lejano sistema solar llamado Quad. No hay extrañas civilizaciones galácticas, ni espectaculares decorados. Las ciudades de sus planetas parecen sacados de los suburbios más desfavorecidos de cualquier nación de la Tierra actual. Se trata de mundos donde las grandes corporaciones hacen y deshacen a su antojo y los seres humanos son tratados como pura mercancía. Un futuro nada halagüeño para la humanidad y que aterradoramente evocan a cosas que pasan en nuestra civilización actual.

    8) The Expanse (2015-actualidad): Tramas policiacas, escenas de sexo, tramas adultas. La serie intenta ser para la space opera, lo que Juego de Tronos ha sido para la fantasía épìca. Se ha estrenado hace poco en Estados Unidos y de momento la crítica no es que haya sido muy entusiasta. Éste es el tercer título por el que SyFy Channel ha apostado esta temporada y adapta una serie de novelas escritas por James S. A. Corey. Ambientada en un futuro en el que la humanidad ha conseguido colonizar el sistema solar, un detective recibe el encargo de buscar a una joven desaparecida. El caso se irá complicando hasta descubrir una conspiración mucho más amplio con implicaciones interplanetarias. 

    7) Lost in Space (1965-1968): Al hablar de esta serie muchos la comparan con Star Trek pero yo la veo más como otras telecomedias de la época del tipo Embrujada o Mi bella genio. El argumento son las aventuras espaciales de la familia Robinson pero la verdadera estrella de la función es el Doctor Smith, supuesto villano de la serie. Infiltrado en la misión de colonizar nuevos mundos para sabotearla, sus continuos intentos de sacar provecho para sí mismo son lo que acaban liándolo todo. En contraposición a la perfecta y sonriente familia Robinson, el Doctor Smith no tiene ni una sola virtud. Cobarde, mentiroso, capaz de vender a quién sea para salvar su pellejo... es una caricatura y el elemento cómico de todos los episodos. Netflix se está planteando volver a resucitarla.

    6) Andromeda  (2000-2005): Con el envoltorio de una serie póstuma de Genne Roddenberry (padre de Star Trek) se nos presentó esta producción de ciencia ficción que acabó siendo una verdadera birria por culpa de las tensiones entre los equipos creativos. El capitán Dylan Hunt permanece más de 300 años atrapado en el interior de un agujero negro y cuando vuelve al mundo se encuentra con que toda su floreciente civilización se ha hundido y ha sido reemplazada por una era de oscuridad. Supongo que Roddenberry esbozaría algo del argumento y otros lo desarrollarían. Entre los guionistas principales estaba Robert Hewitt Wolfe, que estuvo detrás de algunos de los mejores episodios de las nuevas series de Star Trek. Sin embargo fue apartado de Andromeda porque los productores querían episodios independientes y con más peso del protagonista en los guiones, Kevin Sorbo, el que fuera protagonista de Hércules. Tras ir dando bandazos, planteando y deshechando tramas la serie acabó tras cinco temporadas. 

    5) Stargate (1997-2008). La serie continuaba la película de 1994 y acabó siendo contra todo pronóstico un éxito comercial con diez temporadas a sus espaldas y dos spin off (Stargate Atlantis y Stargate Universe). Los viajes en naves espaciales se ven sustituídos por esas puertas dimensionales que permiten a los protagonistas ir descubriendo nuevos mundos semana tras semana. La longevidad de esta franquicia la conviritó en una especie de cementerio de elefantes de las estrellas de otras space operas canceladas que continuaron sus carreras incorporándose al reparto. Varios de los actores de las series que componen este listado se acabaron uniendo al show.

    4) Farscape (1999-2003): El padre de la criatura es Jim Henson que colgaba sus marionetas para centrarse en un título de ciencia ficción, aunque aquí también vemos a alguno de sus muñecos como personajes alienígenas. El protagonistas es el astronauta John Crichton que accidentalmente atraviesa una agujero de gusano y se ve transportado a la otra punta de la galaxia. Acabará enrolado en una tripulación de fugitivos que semana tras semana afrontan peligros en un entorno hostil. La serie tiene sus toques de cachondeo y una gran dosis de imaginación, con la que intenta desmarcarse de otros títulos similares. Tras cuatro temporadas, la serie fue cancelada. La presión de los fans logró que la productora hiciera una miniserie especial para cerrar todas las tramas y acabar la serie, La Guerra de los Pacificadores. 

    3) Battlestar Galactica (1978-1980), (2004-2009): Aunque la versión que se hizo la década pasada superaba ampliamente a la clásica, los personajes de la producción setentera se ganaron un hueco en el corazón de sus espectadores. Los nombres de Apolo y Starbuck evocaban durante aquellos días a aventureros intergalácticos tanto como Luke Skywaler o Han Solo. De hecho, la serie clásica llegó a ganarse una demanda por plagio por parte de los productores de Star Wars. Mientras que la serie clásica mostraba las facetas más aventureras de la búsqueda del planeta Tierra, la nueva versión tiraba más por la vertiente política y teológica con personajes eternamente traumatizados.

    2) Babylon 5 (1994-1998): Uno de los títulos imprescindibles de las series de ciencia ficción de los noventa, creada por J. M. Straczynski (Sense8). Una de sus claves es que el guionista tenía perfectamente clara en su cabeza la historia y cómo debía avanzar hasta el final. Todo ello a pesar del escollo de haber tenido que cambiar de protagonista en el paso de la primera a la segunda temporada, pero es que el protagonista inicial tenía el carisma de una patata frita. La historia cuenta las aventuras de la tripulación de una estación espacial que se crea como puente de unión entre culturas alienígenas y que se ven envueltos en un conflicto ancestral entre dos especies milenarias. El tema del racismo, el odio entre especies y los fanatismos están presentes en el argumento. La primera temporada es de introducción y es una de las más flojas, en la segunda la cosa empieza a tomar fuelle, mientras que en la tercera los episodios autoconclusivos parecen haber pasado a la historia y todo es una trama que continúa episodio tras episodio. En la cuarta ya llegaban los rumores de cancelación por lo que los guionistas empiezan a cerrar tramas a velocidad de vértigo para dejar la serie cerrada. Para sorpresa de todos, Babylon 5 obtuvo una quinta temporada más, que casi puede considerarse de relleno y para cerrar cabos sueltos, pero los últimos episodios son antológicos y el final consigue arrancarte una lagrimita.

    1) Firefly (2002): Serie de culto que no logró obtener una segunda temporada y que sigue ganando seguidores, pese a que sus posibilidades de resurrección son cada vez más remotas, ni están en la agenda de nadie. La serie no tuvo audiencias masivas en su día y fue siendo redescubierta por el público cuando ya era demasiado tarde. Nacido de la mente de Joss Whedon (Buffy, Los Vengadores) es literalmente un western espacial, ya que la estética se aleja de lo que se muestra en este tipo de series y parece sacada de una película del Oeste. La tripulación de la Serenity es el bando perdedor de una guerra civil y subsiste saqueando naves abandonadas en mitad del espacio. Al empezar, todo parece muy confuso y deja una sensación como de que nos hemos perdido algo. Pero poco a poco, va enganchando al espectador al ir conociendo a los personajes. Los capítulos se pasan volando y enganchan porque queremos ver en qué nuevas aventuras se van a ver enredados nuestros personajes favoritos. Como es corta y luego hay una película final para cerrar tramas, la serie se ve de un tirón.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook