Blog 
Jugando entre líneas
RSS - Blog de Jugando entre líneas

Sobre este blog de Deportes

Los aspectos más llamativos de la Eurocopa tendrán cabida en este blog, en el que se abordará el torneo desde el punto de vista de las vertientes más curiosas y también del lado extradeportivo de 30 días de competición. Un repaso a las otras noticias que deja un torneo que es algo más que fútbol.


Archivo

  • 18
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una decadencia demasiado larga

    Si el rock no morirá nunca y el fin de la historia era mentira, hay que creer que el fútbol tampoco encara sus últimos días, a pesar de los síntomas.

    Es posible que la sensación de que el momento es dramático provenga de la tendencia a pensar que los tiempos pasados fueron mejores, del fútbol ya visto o simplemente de la especial forma en la que la infancia -cuando se forja la pasión por el juego- colecciona mitos insuperables.

    Mejor despojarnos de prejuicios y analizar fríamente los hechos. ¿Tan mal está el fútbol? La respuesta es sí.

    Quizá no sea nada nuevo. Este es un deporte centenario. Tampoco parece reciente. Pero, ¿cuándo empezó esta última decadencia? ¿Fue la Eurocopa de 2004, ganada por Grecia, el primer gran aviso?

    El problema no se restringe a Europa. Al otro lado del charco se cae a trozos el mito de Brasil y solo Argentina aguanta como un gigante con pies de barro.

    Mientras tanto, en la Eurocopa de Francia la anfitriona suscita casi lástima, Inglaterra se arrastra con otra generación sobrevalorada, inferior a la que le ha dado el relevo y, para colmo, Alemania se enreda en la indolencia de Kroos, Ozil y Goetze, a la espera de que se disipe en octavos. Italia, por su parte, busca identidad con oficio y poco más. ¿Y nombres? ¿Pogba, Hazard, Ibrahimovic, Cristiano, Alaba? ¿Hay alguien ahí?

    Una competición como la Eurocopa es terreno abonado para las sorpresas, pero hoy sólo una selección reivindica el fútbol. Y, por tercera ocasión consecutiva, es España. A la selección le basta con mantener el pulso competitivo y desplegar el abc del juego. De momento, no hay nadie al otro lado. Sorprendentemente, además, en este inicio ha parecido incluso perfeccionar su modelo. Pero el fútbol también pide retos a la altura de su historia. Y esta Eurocopa, por ahora, no es capaz de generarlos. Veremos.

    Antonio Romero

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook