Blog 
La maternidad en un bote...lleno de deseos
RSS - Blog de Belén Pinel Cano

Sobre este blog de Moda y belleza

La maternidad en un bote lleno de deseos es un blog sobre cosas que interesan a las mamás, los papás, ideas para peques, fiestas chulas, noticias inspiradoras, moda, tips de estilo y mucho más...


Archivo

  • 05
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mi experiencia como mamá

    Hoy os quiero hablar de mi experiencia como mamá. Mi bebé ya tiene 11 meses, y en estos meses muchas cosas han cambiado, o mejor dicho, son algo distintas a cómo eran antes, o mejor dicho, son mejores que como era antes…

    Hoy os cuento algunas claves y detalles por si os sirven de ayuda:

    1. Clases preparación al parto. Yo os las recomiendo 100%. A ver, está claro que luego a la hora de la verdad, lo de los pujos, respirar, contar hasta 20, etc… cobra un valor relativo, pero realmente en estas clases te dan ideas, claves, y detalles que luego sirven y mucho. Nuestra matrona nos animaba a no ser madres pejigueras, protectoras, las del baño diario si o si, las de uyyy, ha hecho este ruido…¿estará enfermo mi bebé?. Simplemente nos decía que nos dejáramos llevar y con sentido común todo iría estupendamente. Está bien, porque hablas con otras mamás, ves sus tripitas como la tuya (bueno, la mía era descomunal) y compartes 1 hora con parejas encantadoras que esperan el ansiado momento tanto como tú.
    2. La primera puesta. El peso del bebé es algo que en las ecografías os cuentan y os dicen, pero luego el bebé pesa lo que pesa. Yo os aconsejo, a no ser que os digan que el bebé es muy chiquitín, que compréis un solo conjuntito de 0 meses o primera puesta (body + pijamita + camiseta + gorrito + manoplas), y luego ropita de 1 mes. Algunos pijamitas de 1 mes eran del mismo tamaño que los de “0” y la verdad, son muy sufridos y les vienen fenomenal. Gabriel pesó, 4.385grms, ya me dijeron que estaría rondando los 4 kg, pero cuando en la sala de parto mi marido le puso el conjunto de la primera puesta, la matrona se partía de risa de lo justo y apretado que le venía. Me dijo: Esta “noche déjale este conjunto, pero mañana ponle algo más holgado, que parece un superhéroe… “.
    3. El parto. Está claro, cada parto es un mundo. Que no te cuenten lo que le pasó a fulanita, ni a menganita, lo que sangró, lo que se complicó, que le dijeron pachín, y luego fue pachón… Te surgen muchas dudas, es verdad, estás deseando que salga la criatura, es verdad. Cada dolorcillo es ya parto inminente. En nuestro caso, un día antes de ponerme de parto, fuimos al hospital cargados como si no hubiera mañana, para regresar a casa porque todavía estaba todo verdecillo… Debo decir, que mi parto fue estupendo, mi marido, una pasada, la matrona una pasada, la ginecóloga otra pasada, la epidural…( ¡una ola a la epidural!), pasada total… Fue un parto rápido, precioso, feliz, muy feliz. Es verdad que cuando estás en la habitación junto a tu marido y tu bebé, te surgen muchas dudas, pero y al día siguiente ya puedes ducharte, levantarte, cambiar a tu bebé, cogerlo, achucharlo…
    4. La lactancia. Una de las cosas que se me quedó grabada en las clases de preparación al parto fue cuando nos dijeron lo importante que era ponerse al bebé en el pecho la primera hora de nacer, lo antes posible. Mi ginecólogo apoyó también esto, diciendo a los familiares que estaban en la sala de espera que era importante que no estuvieran mucho rato en la habitación, para facilitar ese momento. Fue increíble. En cuanto subí a la habitación me puse a Gabriel en el pecho y se cogió enseguida. Fue algo precioso. Realmente piensas… ¿Tomará algo? Pero él ahí estaba, enganchado a su mamá con menos de 1 hora de vida… Poco a poco se fue cogiendo mejor, y a los 3 ó 4 días de estar en casa tuve la subida. He podido darle pecho durante 6 meses. Siempre pensé que no podría, que no tendría suficiente leche, pero la verdad es que todo fue perfecto. Intenté quitarle el pecho en agosto, pero me dio tanta pena, que aguanté un mes más, hasta que Gabriel empezó con las papillas. La verdad es que dar el pecho es muy cómodo, y fundamentalmente un ahorro, pero es verdad que todo tu tiempo gira alrededor del niño.  Te vas a la pelu, de compras, de recados, al médico, y tienes que contemplar que no estarás más de 3 horas fuera. Yo conseguí que tomara cada  3 horas, porque eso de “a demanda” como que no iba conmigo… No quería estar todo el día con la teta fuera, y la verdad es que el pequeño aguantaba bien y no se quejaba demasiado.
    5. Pañales, cosmética del bebé y otras cositas. Por último y para terminar el post de hoy, os hablaré de mis pañales favoritos y los productos de cosmética que más me han gustado y me están gustando. De los pañales, me quedo sí o si con los de Dodot. He probado algunos otros, y la verdad es que los de de Dodot son los que más me han gustado. El resto me huelen como a producto químico y no me gusta. De cosmética, yo compré una cesta de Babé, que todavía estamos usando. Y sinceramente, me gusta mucho, igual que la pasta al agua de Deliplus (más que la de Babé) y el champú deDeliplus de Camomila que huele genial y le deja el pelo suave y muy brillante. La crema hidrantante uso la de Babé y me encanta. Su textura es ligera y se absorbe enseguida. La colonia, me encanta la de Deliplus que es muy fresquita y también la de Suavinex Baby Cologne y una que me regalaron de Tous. La de Suavinex y la de Tous las usé yo misma meses después de dar a luz. Las toallitas he usado las de Dodot Sensitive, las de Carrefour y las de Lidl. Me quedo con las de Dodot (aunque ya no uso las Sensitive). Y por cierto, hay unas de envase color naranja de Dodot (Dodot Básico), que huelen de maravilla.

    Bueno, por hoy no os mortifico más… Espero haberos hecho sonreír, y a las que vayáis a ser mamás y a las ya lo que sois, espero haberos ayudado un poquito con el post.

    Un abrazo a tod@s.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook