Blog 
La opinión de Víctor
RSS - Blog de Víctor Almonacid Lamelas

El autor

Blog La opinión de Víctor - Víctor Almonacid Lamelas

Víctor Almonacid Lamelas

Secretario de Ayuntamiento (a mucha honra). Jurista docente, ponente, y escritor (que no “escribiente”). Deportista. Semiexperto en algunas cosas (Derecho público, gestión municipal, administración electrónica…) y aprendiz de todo lo demás. Analista sociopolítico independiente.

Sobre este blog de Nacional

Este es un espacio web donde regularmente comentamos nuestras impresiones sobre Derecho, política, economía, Administración, sociedad, cultura y deporte, siempre desde el punto de vista constructivo de los que tenemos la buena voluntad (con más o menos acierto) de mejorar las cosas. TW @nuevadmon


Archivo

  • 03
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CCAA: renovarse o morir

    A veces si las cosas (o las personas) no cambian y se adaptan corren el serio riesgo de desaparecer. Y no solo de morir, sino de algo que es mucho peor: arrastrar a alguien más a la tumba. La terrible crisis económica no ha hecho sino confirmar y agravar la previa crisis del modelo de Estado existente en España.

    No existe nada igual en ningún país del Mundo a nuestras CCAA. En su momento fueron una especie de concesión a algunos, probablemente acertada, concebida en un contexto de pactos y transacciones necesarios. Se consensuó un tertium genus que, para los optimistas, dejaba satisfecho a todo el mundo, pero que para los más clarividentes era pan para hoy y hambre para mañana. Y era lógico, ya que algunas regiones no tenían “ganas” ni necesidad alguna de proclamarse en autogobierno, mientras que a otras incluso esto se les quedaba (y se les queda) corto. Al final todos iguales pero diferentes, algo que choca directamente con el resto de la Constitución. Las CCAA se ríen del principio de solidaridad. A mayor abundamiento ya dijimos que no es lo mismo un Estado descentralizado que un Estado desmembrado.

    Y que conste que para nada criticamos la meritoria gestión de la transición democrática que realizaron los magníficos políticos e intelectuales (más quisieran los de ahora) que administraron esa grandiosa etapa, pero no cabe duda de que más de treinta años después el modelo de Estado autonómico se encuentra agotado política y económicamente. Se impone un cambio, una redefinición.

    Lo cierto es que Europa no entiende muy bien el sistema autonómico español. Le importa si la competencia es comunitaria (de la Comunidad Europea, se entiende) o estatal (independientemente de cómo esté organizado un Estado “por dentro”), con el matiz de que dicha competencia casi siempre es compartida pero con indudable “voz cantante” del Consejo europeo, que para eso se cede parte de la soberanía cuando un Estado ingresa en la CE, y bien que lo estamos viendo últimamente. Sí entiende Europa, no obstante, de municipios (Carta Europea de Autonomía Local, principio de subsidiariedad), Administración territorial que tiene perfecto encaje en el modelo de Estado moderno, eficiente y sostenible (por eso no creemos en la supresión de municipios, salvo casos excepcionales). En más de una ocasión hemos defendido una suerte de Teoría de la evolución política, al estilo darwiniano, en la que  lo natural es reforzar los niveles de gobierno extremos, dando relevancia al más elevado (Europa) y al más próximo (municipios), y en el que Estados, y no digamos ya CCAA, son Administraciones intermedias, poco más que meros comparsas. Modestamente pensamos que el paso del tiempo nos está dando la razón. Este planteamiento político parte además de la premisa de la erradicación de la corrupción, el despilfarro, la politización del interés general, el enchufismo, el clientelismo, el marketing político, la demagogia, las políticas radicales o simplemente tendenciosas, los “colores”, el cortoplacismo, la ineficiencia... Palabras que por cierto el ciudadano relaciona mentalmente con las CCAA (¿es así o no?). El aludido planteamiento solo puede ser legal, eficiente, transparente y sostenible. Yo diría que no suena nada mal, otra cosa es que “nos dejen”. Pero ni remotamente piensen que es “un brindis al sol”, es factible y lo puedo demostrar.
     
    También hay mucha demagogia, y mucha sinrazón, en la cuestión territorial. Me sigue asombrando que un español, incluso de ideología independentista y, si quieren, poco aficionado al deporte (es increíble cómo se politiza el deporte solo por ser un hecho de relevancia social), se sienta realmente molesto por el triunfo de la Selección española en la Eurocopa. Como mucho podría resultarle indiferente. Y digo que hay demagogia, y manipulación. Uno lee en twitter las diferentes reacciones, desde el indignado que se encarga de difundir la dudosa noticia de que “españolistas han celebrado la victoria de la roja en Barcelona de forma violenta y agrediendo a inmigrantes”, hasta el que informa de la “noticia inversa”: que aficionados de la selección han sido agredidos en un pueblo vasco por salir a celebrar la victoria, información que con todos los respetos me creo más (y por cierto, menuda “democracia” debe haber el día de las elecciones en dicho pueblo, ¿verdad?). Cuidado con lo que se lee en la red procedente de fuentes no fiables. Contrasten. Yo el otro día casi me muero del susto cuando leí que iba a estallar la central nuclear de Confrentes.
     
    Quien suscribe es un convencido municipalista, y por impactante que suene afirmo que las CCAA son las "enemigas" de los  municipios, de hecho siempre lo han sido: “En  el diseño territorial del Estado español, son las CCAA (y si me apuran no  todas) las que tienen el poder político de presionar. Si tienen un rato libre sugiero como pasatiempo que comparen la LOFCA con la Ley de Haciendas Locales.  Desde luego son mucho más diferentes entre sí que los artículos 142 y 156 de la Constitución”. Que yo sepa los ciudadanos no van por ahí exigiendo a las CCAA más y mejores servicios públicos, se lo exigen al Ayuntamiento (sobre todo si es pequeño o mediano). ¿Recuerdan aquéllo que dijo Pedro Castro de “…avanzar de verdad en el desarrollo constitucional que se quedó en el rellano de las Comunidades Autónomas”? (Víctor Almonacid, blog de espublico, de 20/10/2010).
     
    Y ahora que me lluevan tortas por haber insinuado  que sobran las CCAA (pues sí: que se reconviertan o que desaparezcan), y como mínimo por haber criticado el actual modelo político territorial, algo que defenderán hasta la muerte los políticos que viven del mismo. No es nuestro caso. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook