Blog 
La opinión de Víctor
RSS - Blog de Víctor Almonacid Lamelas

El autor

Blog La opinión de Víctor - Víctor Almonacid Lamelas

Víctor Almonacid Lamelas

Secretario de Ayuntamiento (a mucha honra). Jurista docente, ponente, y escritor (que no “escribiente”). Deportista. Semiexperto en algunas cosas (Derecho público, gestión municipal, administración electrónica…) y aprendiz de todo lo demás. Analista sociopolítico independiente.

Sobre este blog de Nacional

Este es un espacio web donde regularmente comentamos nuestras impresiones sobre Derecho, política, economía, Administración, sociedad, cultura y deporte, siempre desde el punto de vista constructivo de los que tenemos la buena voluntad (con más o menos acierto) de mejorar las cosas. TW @nuevadmon


Archivo

  • 23
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Política 2.0: confirmado el cambio

    No cabe ninguna duda de que las campañas electorales han cambiado enormemente desde aquel bombardeo de pancartas con Adolfo Suárez, Felipe González e incluso Manuel Fraga mostrando su sonrisa más dentífrica. Este cambio, que en cierto modo ha sido progresivo desde, más o menos, las Municipales de 2007, ya se ha consolidado totalmente sin posibilidad de marcha atrás.

    Efectivamente, dentro de una campaña electoral como la de las Europeas 2014, no cabe otro formato que no sea 2.0. En primer lugar, muy obvio, porque 2014 es el año más reciente en el que por el momento hemos tenido comicios. Con el transcurso del tiempo las nuevas tendencias socioteconológicas se reafirman. A la gente (llámenles 'clientes', llámenles 'votantes') hay que ir a buscarla a la red, esencialmente a las RRSS. Simplemente porque es allí donde están (estamos). Negar la realidad es un ejercicio sorprendentemente muy practicado en España, pero no por ello ha demostrado jamás beneficio alguno.

    En segundo lugar porque, desgraciadamente, las Europeas son las elecciones con menor índice de interés y participación ciudadana, lo cual es criticable a partes iguales entre quienes no han sabido explicar la importancia del aparato europeo, y quienes no han sabido verlo, quizá con cierto predominio del primer porcentaje. Sea como fuere, este círculo vicioso provoca un efecto contagio del desinterés de los ciudadanos al desinterés de los partidos, y en consecuencia estos consideran que 'no se juegan tanto' como para invertir demasiado dinero o energía en esta campaña electoral (debería ser al revés). De hecho muchos políticos hablan siempre de 'un test' para referirse a las Europeas. Para mí esto es un error.Algunos no se enteran, pero cada vez son menos

    Por último, e íntimamente relacionado con lo anterior, la crisis financiera de los partidos (provocada, que nadie lo dude, tanto por la crisis general como por el mayor control de la financiación ilegal) obliga a minorar el gasto en publicidad electoral. Esto evidentemente alimenta las campañas 2.0. Realmente la crisis fomenta 'todo lo 2.0'. Lo digital es infinitamente más barato, y también más efectivo. Las TIC son probablemente las grandes beneficiadas de esta tremenda crisis de principios de siglo.

    En definitiva, del mismo modo que las empresas sin presencia digital 'están muertas' (comercialmente hablando), los partidos que no son 2.0 también. Esto no significa que cambien las reglas del juego, sino simplemente el tablero. Y lo decimos porque si  en la 'vida real' había que respetar la legalidad; no injuriar ni calumniar; no exaltar el racismo, el machismo o la xenofobia; y en general ser educados y respetuosos, las mismas normas éticas y jurídicas rigen en la red, en la cual cabe ser incluso más prudente y comedido, porque cada uno de nosotros (y no solo los políticos), tiene miles de millones de potenciales espectadores. Algunos aún ni siquiera han empezado a asimilarlo. Las meteduras de pata son frecuentes y cuestan caras.

    Sea como fuere, ha llegado la Política 2.0, y lo ha hecho para quedarse. Ójala los nuevos gobernantes, los que vayan ganando los próximos plebiscitos 2.0, también hagan Gobiernos 2.0. El Open Government es el futuro (a corto plazo) de la democracia, pero este ya es otro tema y hablaremos de él en otra ocasión. Voten el 25 de mayo. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook