Blog 
La Pluma Mestiza
RSS - Blog de José Luis Lagardera

El autor

Blog La Pluma Mestiza - José Luis Lagardera

José Luis Lagardera

Soy José Luis Lagardera, estudiante de Periodismo de la Universitat de València. Colaborador de la Cadena SER de Xàtiva y del Levante-EMV de La Costera. Mi página personal es http://elreinodelesfuerzo.wordpress.com/

Sobre este blog de Internacional

Este es un blog dedicado a analizar el día a día de las noticias con las que abrimos los ojos, y aquellas que a veces nos instan a cerrarlos.


Archivo

  • 04
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las guerras perdidas

     Hoy escribo con el corazón entre estas palabras. Porque el alud de acontecimientos que se han precipitado en los últimos días demuestran lo desprotegido que está este mundo de las injusticias. Unas injusticias que fotografían o narran periodistas o fotógrafos, los cuales son capaces de mostrar el dolor que nosotros, simplemente, desconocíamos que existiera.

    Hablo de los periodistas que aterrizan en una guerra sabiendo de antemano que la tienen perdida, pero que no merece permanecer en la indefensión de la ignorancia. Una foto, una crónica… cualquier material es bueno para gritarle al mundo que hay lugares en los que las pesadillas empiezan cuando te despiertas –si es que puedes dormir-. Con una cámara como arma y un bolígrafo como percutor, intentan encontrar la esencia de este sinsentido, entre balazo y balazo, entre dolor y lágrimas, entre muertos y escombros. Es el día a día de unas personas con un estómago tan inoxidable como para poder presenciar los descalabros de cada sangrienta jornada.

    Hoy, 4 de abril de 2014, la fotógrafa alemana Anja Niedringhaus ha sido asesinada en Afganistán. Y lo ha hecho haciendo lo que más le gustaba: disparando instantáneas que inmortalizan los acontecimientos. Era, para los que no la conocíais, ganadora del Premio Pulitzer (el galardón más importante del periodismo), y su medio era la agencia The Associated Press. Junto a ella iba la reportera canadiense Kathy Gannon, que ha resultado herida grave. Pero esto no es un hecho aislado, hace unos días, el periodista afgano que trabajaba para France Press Sardar Ahmad también perdió la vida en un atentado, junto a su mujer y a sus dos hijas pequeñas, que según dicen las informaciones del país, fueron asesinadas a sangre fría con un tiro en la cabeza.

    Pero no hace falta salir de nuestras fronteras; medios como El Mundo y El Periódico también han sufrido sustos, porque el pasado domingo llegaron a casa dos periodistas españoles, Ricardo García Vilanova y Javier Espinosa, después de permanecer 195 días secuestrados, y tiempo atrás lo hizo Marc Marginedas.

    Sin duda, en los tiempos que corren para el periodismo, en los que el descrédito y la perdida de profesionalidad lo relegan al ostracismo, es importante recordar cuál es la esencia de esta labor: contar las cosas. Y contar las cosas más allá de lo que podemos encontrar en nuestro entorno; contar las cosas cuando se cruzan las fronteras del civismo y la fraternidad. Porque el periodismo de guerra está más vivo que nunca, porque el mundo tiene gracias a ellos ojos y voz, y sobre todo porque la historia se escribe con pluma y se rememora con disparos; los de una cámara de fotos.


    Este artículo va por todos esos valientes que cada día se juegan la vida para que ustedes y yo sepamos que sucede con la de los que no pueden elegir su destino, y están abocados a una palabra que chirría al pronunciarla: la guerra.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook