Blog 
LA VUELTA AL MUNDO
RSS - Blog de Jose A. Fuentes

El autor

Blog LA VUELTA AL MUNDO - Jose A. Fuentes

Jose A. Fuentes

@JoseA_Fuentes (wwww.lavueltaalmundo.es) es periodista, guionista de televisión, adicto a la fotografía, y siempre está comunicando y viajando (y no precisamente en este orden). Obsesionado con mapas, pasaportes y bolas del mundo nos cuenta su experiencia vivida en primera persona.

Sobre este blog de Sociedad

LA VUELTA AL MUNDO es un blog dirigido a todos los amantes de los viajes (a los de mucho y poco presupuesto), y en el que encontrarás desde destinos exóticos a paraísos cercanos a una hora en coche de casa. Consejos, información y mucha inspiración sobre ciudades, gastronomía, playas... ¿Vienes?


Archivo

  • 31
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CARA A CARA CON LA MUERTE EN LOS CEMENTERIOS DEL MUNDO

    Lo confieso: soy amante de los cementerios. Y no precisamente en estas fechas en las que se llenan de parientes (aunque cada vez menos) y flores recién compradas (éstas, de plástico, cada vez más). Me gustan los cementerios en su día a día. Quizá por su silencio. Tal vez por el vistoso arte que envuelve a la muerte. Por encontrarse al aire libre. Por ser gratuitos. Porque se dan la mano la historia y literatura de muchos países. La cuestión es que es raro que en mis viajes no incluya algún camposanto. Es una forma de conocer la cultura del destino y estos son algunos de los cementerios que más me han impactado del mundo:

     

    1. EL CEMENTERIO DEL BOSQUE. Skogskyrkogarden  (Estocolmo, Suecia). Limpio, cuidado, con las lápidas alineadas, el césped bien cortado y rodeado de una naturaleza generosa. Con esa descripción nos podemos hacer una idea de donde se encuentra: en Estocolmo. El camposanto de Skogskyrkogarden es el cementerio del bosque. Pasear por él es hacerlo por medio de un bosque frondoso donde la intervención del hombre es testimonial. Para mitómanos, entre estas tumbas descansa la divina Greta Garbo.

     

     2. CON VISTAS AL CENTRO DE LA TIERRA. Budakirkja (Budir, Islandia). En un paisaje propio de una novela de Julio Verne, dado que estos escenarios son los que le inspiraron “Viaje al Centro de la Tierra”, la iglesia negra de Budir es uno de los atractivos de la península de Snaefellsnes. Muy fotogénica, ya que desde ella se observan las cumbres nevadas del volcán Snaefells. En el interior de la valla de piedra se encuentra un pequeño cementerio repartido entre el césped asilvestrado.

     

     3. EN MITAD DE LA PUNA ARGENTINA. Santa Rosa (Valles Calchaquíes, Argentina). En el norte de Argentina, cerca de Salta, se encuentran los valles Calchaquíes. Un espectáculo de la naturaleza con paisajes indómitos que dejan sin aliento (ayudados también por la altitud, ya que en algún momento alcanzas los 4000 metros). Cerca de la desértica Quebrada de las Flechas, maravilla natural producida por el choque de placas tectónicas que asemejan puntas de flechas que apuntan al cielo, se encuentra el cementerio de Santa Rosa. Cruces, colorido floral y pequeños panteones castigados por los años en medio de la nada.

     

     4. EL FAMOSO CEMENTERIO DE JIM MORRISON. Père Lachaise (París, Francia). Si el Louvre es uno de los museos con más visitantes, el cementerio parisino Père Lachaise bate récords entre sus semejantes. La razón, no es tanto la buena conservación de sus lápidas sino los apellidos grabados en ellas. Los restos de Oscar Wilde, Balzac o Molière allí descansan junto a cerca de 250 personalidades. Tal es así, que en la puerta podrás recoger un plano donde se indica la ubicación de estas tumbas. El mundo de las artes, la ciencia y el pensamiento están allí presentes. Pero si hay alguna lápida que atraiga a casi todos los visitantes y, sobre todo, a los más jóvenes es la del cantante de The Doors, Jim Morrison. Junto a ella todo tipo de recuerdos de sus seguidores: desde marchitas flores a alguna botella de Jack Daniel’s. 

     

     5.- EN EL MEJOR MIRADOR DE ESTAMBUL. Colina de Pierre Lotti (Estambul, Turquía). En Estambul los cementerios dejan de ser algo tabú, y puedes incluso tomar un café a pocos metros de las tumbas otomanas. Lápidas con no más de dos palmos de anchura y alargadas, coronadas por una simbología singular. Si lleva turbante indica el rango del hombre; si porta un fez yace bajo ella un funcionario o pachá; si lleva sombrero sabremos que en la tumba descansa un sufí; y las lápidas de las mujeres vendrán adornadas con tantas flores como descendientes hayan tenido.

     

     6.-EL “SILENCIO” DE MUNCH. Cementerio de Aereslunden (Oslo, Noruega). La cara vanguardista de la arquitectura noruega tiene su contrapunto en calles con coloridas casas de madera del siglo XVIII. Son las de Damstredet y Telthusbakken. Adoquinadas, entre empinadas cuestas y mucho silencio. Aunque nada comparado con el que se respira en el cementerio que está junto a ellas, el Aereslunden o camposanto de personas célebres, donde descansan los restos de artistas como Ibsen o Munch, autor del famoso “Grito”.

     

     7- AL CEMENTERIO EN EL TRANVÍA 28. Prazeres (Lisboa, Portugal). “Cuando la dictadura es un hecho, la revolución un derecho”. Este epitafio colocado en la base de un monolito a pocos metros de la entrada del Cementerio Prazeres de Lisboa, muestra la inquietud intelectual de sus ilustres huéspedes.

     

     8.- TUMBAS ENTRE PALMERAS. Cementerio Cristóbal Colón (La Habana, Cuba). La estilizada sombra del ciprés se convierte en palmera cuando llegamos al Cementerio Cristóbal Colón de La Habana.

     

     9.- EL CEMENTERIO MÁS FOTOGÉNICO. Viejo cementerio judío (Praga, República Checa). Las lápidas se amontonan en pocos metros cuadrados. Cerca de 12.000 vidas extintas yacen aquí. 

     

     10.- DONDE DESCANSA EVITA. La Recoleta (Buenos Aires, Argentina). En él descansa un gran listado de argentinos famosos, desde presidentes y líderes militares hasta científicos y escritores. Aunque una de las tumbas más veneradas es la de Eva Perón, la primera dama (1946-52) más conocida de la historia de Argentina. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook