Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 29
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Concurso obligatorio de caída libre

    Como aspirante a la alcaldía, es necesario erradicar la pobreza y que no haya pobres en las calles. Ni pidiendo ni durmiendo. Eso no puede ser. Es preciso acabar con este feo espectáculo. No tiene que existir ni un solo mendigo… Los viandantes lo demandan. Y los turistas tienen derecho a ver limpia cualquier ciudad.

    El turismo, ese gran invento, requiere todas las atenciones y no podemos ofrecer ningún desagradable paisaje que haga huir a los extranjeros por donde han venido. No sé si los pobres pertenecen a alguna banda organizada. No sé si hay más gente de aquí o foráneos… Se estudiará el problema seriamente.

    Ya es hora de enfrentarse al asunto, como torpe aspirante a la alcaldía que soy. No es difícil. Basta con borrar del mapa urbano a todos los callejeros y a los durmientes a la fresca. Una patrulla de guardias será la encargada de quitarlos de ahí y de llevárselos con la música y la mendicidad a otra parte en la que no molesten ni perturben el normal desenvolvimiento ciudadano. 

    Concurso obligatorio de caída libre

    ¡Ya está bien de contemplaciones y de infumable permisividad! Si soy alcalde, se acabó el sucio panorama con mi bastón de mando. ¡A golpes! Pero se acabó. Es una de mis propuestas electorales y será una de mis primeras medidas si salgo elegido por el peso de vuestros votos. Muerto el pobre, se acabaron la rabia y la miseria. Imaginad un magnífico terraplén y un concurso obligatorio de caída libre…

    Una medida valiente e imprescindible si queremos erradicar estas cosas de nuestras ciudades. Lo merecen por vagabundear, por no tener empleo, aunque sea muy mal pagado, y por pedir monedas a las personas decentes. Los pobres viven muy bien y ganan mucho pidiendo, razones poderosas para que no den la lata a nadie y para que los guardias nuestros de cada día les inviten a participar obligatoriamente en ese concurso del terraplén.

    Sí, sí. Es necesario erradicar la pobreza. No tiene que existir ni un solo mendigo. ¡Ni uno! Ya lo sabéis. Muerto el pobre, se acabó la rabia... Os lo promete vuestro imbécil y futuro alcalde por la gracia de Dios.   

    Pinchen este enlace de teatro   https://youtu.be/6SdlEKl7HgE         

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook