Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 01
    Septiembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Escandalosos incorregibles

    Vuelvo a comparecer ante ustedes, en cuantas sesiones se me pida. Muy a mi pesar, aunque aquí me tienen nuevamente, después de hacer caminatas para huir durante las vacaciones. El “celo inquisitorial”, sin duda, me persigue, pero vuelvo a recordarles, señorías, que he aprobado numerosas normas en materia de regeneración democrática. Así nos luce el pelo como pueden comprobar.  

    He dado ya muchas explicaciones en el hemiciclo… No importa. Tienen todo el derecho a pedir mi comparecencia para que hablemos de lo que servidor quiera, no de lo que a ustedes les dé la gana. La supuesta financiación irregular de mi partido no existió nunca. Lo he dicho mil veces. Por decir algo, eso sí.

    Escandalosos incorregibles

    ¿De qué trama corrupta hablan? Sea cual fuere, la ignoro. No sé nada. No contesto, ni he sido testigo de esas historias para no dormir, salvo de alguna cosa. Es mi obligación someterme al control de esta Cámara y burlarme de ustedes si es necesario. ¿Pretenden debatir? Adelante. Escuchen atentamente. Y cuando hablen me pondré a jugar con el móvil para no aburrirme en mi escaño.

    Censúrenme las veces que quieran y volvamos a hablar de lo mismo. De la fantasmal corrupción política. En vez de eso, deberíamos centrarnos en las prioridades del país. La precariedad galopante, la desigualdad… No para hacerlas desaparecer, sino para consolidarlas como ordena la “recuperación económica”.

    Escandalosos incorregibles

    Júzguenme y pidan. Pidan mi dimisión y que asuma responsabilidades. Mi única responsabilidad es seguir al pie del cañón lanzando medidas y haciendo cortes de manga al que se ponga en el medio. No soy un presidente bajo sospecha, ni estoy atrincherado. Soy perfectamente creíble… Pregunten que yo no respondo.

    ¿El mayor responsable político de la corrupción? No, no reconozco pagos que figuren en la contabilidad de ese señor al que ustedes se refieren. No miento nunca, lo cual no quiere decir que diga la verdad. ¿Incompetente? Gánenme en las urnas. ¿Incumplir el pacto de legislatura firmado entre mi grupo y…? Normal. ¿Qué esperaban? La obligación de nuestro socio es servirnos, y todos tan felices.

    Escandalosos incorregibles

    ¡Ah! Sepan que los corruptos son ustedes y que ignoro por qué se han tomado la molestia de invitarme a participar en el Parlamento. La fecha y las circunstancias no les favorecen, y al personal, de vacaciones aún o con la resaca veraniega, le trae sin cuidado. Son ustedes unos escandalosos incorregibles.

    Dicho esto, me pongo a disposición de sus señorías para hablarles de lo que gusten en la correspondiente comisión de investigación parlamentaria… Gracias a todos, imbéciles.  

    Pinchen este enlace televisivo  https://youtu.be/cyF4h3KvrYc     

    Pinchen este enlace musical  https://youtu.be/Nt65KXHj9g8                           

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook