Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 20
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Groucherías 2

    Cuando se conmemora el 125 aniversario de mi nacimiento, debo confesar más cosas. Sólo hay una forma de saber si una persona es honesta: pregúnteselo. Y si responde que sí, sabrá que es un corrupto. Existen muchos ejemplos.

    Es una tontería mirar debajo de la cama. Si su señora tiene una visita, lo más probable es que la esconda en el armario. Conozco a un hombre que se encontró con tanta gente en el armario que tuvo que divorciarse únicamente para conseguir donde colgar la ropa.

    “La próxima vez que le vea recuérdeme que no le salude”. Le pregunté a ella: “¿Quiere casarse conmigo? ¿Es usted rica? Conteste primero a la segunda pregunta”. Nunca podré olvidar el día que me casé con aquella mujer… Me tiraron píldoras vitamínicas en vez de arroz.

    Groucherías 2

    En cierta ocasión le dije a mi vecina que por qué había tenido veinte hijos en su matrimonio… “Amo a mi marido”, me contestó. Yo le expliqué que a mí también me gusta mucho mi puro, pero que de vez en cuando me lo saco de la boca.         

    Fui a comer con mi secretaria y el menú era carísimo… “¡Yo que tú no lo pagaría!”, le dije y me marché escandalizado. Menudo camarote me dieron en aquel barco… En lugar de meter mi baúl en el camarote, era más sencillo meter el camarote dentro del baúl.

    Hace muchos años vine a este país sin cinco centavos en el bolsillo. Hoy tengo una moneda de cinco centavos en el bolsillo. Recuerdo que estando en la guerra me puse a disparar. Me confundí y disparé contra los de mi mismo bando… ¿Qué haría si pudiera volver a vivir? Probar más posiciones. Y también dos huevos duros. O tres. Uno de ellos de oca... 

    Pinchen este enlace de cine  https://youtu.be/1XAI05nVtwE 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook