Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 18
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Safari africano

    Va uno de safari a África y lo primero que encuentras es un mostrador con un gorila uniformado y ejerciendo de recepcionista. Habla varios idiomas: inglés, francés, español, simio... Le di un cacahuete de propina y me puse a caminar entre la maleza. La selva está muy bien cuidada. Los servicios de limpieza están coordinados por una hiena, que no para de reír, y un buitre vestido con plumas. Explorando me tropecé con un león sin peluca, por lo que deduje que más bien sería una leona. Busqué algún leopardo con la intención de cazarle con un tirachinas y de hacerme una alfombra para el salón. Casi me caza a mí. Menos mal que había una piscina y me tiré. El socorrista, un cocodrilo, quiso salvarme con sus fauces pero le mordí y se fue llorando con lágrimas de cocodrilo, claro. La selva es un jardín más grande que uno que pusieron cerca de mi casa. Los elefantes beben mucho y cogen cada trompa... En el alquiler de avestruces alquilas una y te paseas tranquilamente contemplando el paisaje. Las jirafas son altas y suelen jugar al baloncesto. Los hipopótamos son unos turistas gordos y adinerados que se pasan el tiempo en el balneario de la jungla sin dar golpe. Vi una cebra sin traje de rayas y le pinté algunas para que pareciese más cebra aún. El tendero de la selva es un chimpancé monísimo que vende plátanos. Hay un guardia con un cuerno y cara de rinoceronte que te quiere pinchar en cuanto pisas las flores. Me subí al ascensor de un árbol y le despisté. Pasé la noche en una rama y al día siguiente me fui. Compré una alfombra de leopardo en un bazar chino, la instalé en el suelo y ahora presumo, delante de las visitas, de haber cazado un leopardo en medio de la selva. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook