Blog 
MRM Masjoan
RSS - Blog de Mario Ricardo Masjoan Benedicto

El autor

Blog MRM Masjoan - Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Nacido en San Francisco provincia de Córdoba Argentina. Fui el primero de 6 hermanos. Mis padres Alicia y Mario eran docentes; profesora de historia y de artes gráficas, mi madre; profesor de matemáticas y rector de una especie de Universidad laboral, mi padre. Emigré a España en Enero de 1976, trab...

Sobre este blog de Deportes

Blog de Mario R. Masjoán donde se tocan todo tipos te temas de actualidad, filosofía, religión, deportes, y todo lo relacionado con el ser humano. Espero que sea de interés y que os divirtásis leyendo como yo lo hago escribiendo.


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    AMOR Y SEXO

    PAunque el deterioro comprensible de todas la lenguas, identifican al sexo y al amor como una sola cosa, la cuestión no es así, veamos: El amor es un sentimiento espontáneo que surge de golpe y resulta, si es sincero, totalmente irracional en todos los casos.

    En el sexo, solo se busca el placer puntual y fue instaurado por la naturaleza para .que no se extingan las especies, ¿por qué? Porque solo una de ellas, concretamente el ser humano entendía lo que pasaba.

    A los seres irracionales se les incentivaba con olores atractivos que motivaban las lívidos de machos y hembras para que se juntaran, copularan y tuvieran su instante de placer. Según la especie, este cambio hormonal se produce una o varias veces al año.

    Si el sexo fuera amor, las prostitutas de La Junquera y otras, estarían todas casadas o viviendo en pareja, y los explotadores “chulos” pidiendo limosnas en la puerta de las iglesias.

    Esto no quiere decir, de ninguna manera, que el sexo y el amor estén reñidos y no puedan viajar en el mismo coche, nasa de eso; “Cuando el sexo se une al amor” el sentimiento se agranda y el placer estalla en todo su esplendor, entonces si el ser humano, toca el cielo con su mano y con su mente.

    Mario R. Masjoán

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook