Blog 
MRM Masjoan
RSS - Blog de Mario Ricardo Masjoan Benedicto

El autor

Blog MRM Masjoan - Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Nacido en San Francisco provincia de Córdoba Argentina. Fui el primero de 6 hermanos. Mis padres Alicia y Mario eran docentes; profesora de historia y de artes gráficas, mi madre; profesor de matemáticas y rector de una especie de Universidad laboral, mi padre. Emigré a España en Enero de 1976, trab...

Sobre este blog de Deportes

Blog de Mario R. Masjoán donde se tocan todo tipos te temas de actualidad, filosofía, religión, deportes, y todo lo relacionado con el ser humano. Espero que sea de interés y que os divirtásis leyendo como yo lo hago escribiendo.


Archivo

  • 24
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    AUTOESTIMA DESBORDADA

     

    Existen personas que, por una mal formación educativo-social, solo se quieren a si mismos y terminan creyendo que tienen derecho a imponer sus criterios sobre los demás. A estas personas, se les conoce como Ególatras.

     

    Los egocéntricos presentan actitudes y conductas arrogantes, imperiosas, pedantes y altaneras

    Quien profesa la egolatría practica un culto, una adoración y un amor excesivo de sí mismo. En psicología, el egocentrismo es una exaltación de la propia personalidad, auto-considerándose como centro de la atención de los demás. El egocéntrico o la egocéntrica, atiende desmedidamente sus propios intereses antes que ocuparse de terceros, si es que lo hace.

    El problema fundamental que sufren los ególatras es que miran la realidad a través del cristal de la propia "infalibilidad". Para ellos, los demás deben aceptar sus puntos de vista y generalmente no aceptan estar equivocados. Tienen una marcada tendencia a menospreciar a las personas y son hipercríticos de quien piense o actúe diferente a su forma de comportarse. Sus opiniones y sus intereses son lo más importante en la vida y todos los seres que le rodean deben supeditarce a ellos.

     

     

     

     

    En una palabra, los ególatras solo se quieren a si mismos y sin darse cuenta en un principio, desprecian inconscientemente al resto de la humanidad.

    En una sociedad envidiosa y sin sentimientos como la nuestra actualmente, suelen triunfar o fracasar al mismo tiempo, ya que su egocentrismo les puede llevar a deslumbrar al resto, o ser detectado por auténticos filósofos de la vida que viven del engaño, que colman de adulaciones al egocéntrico, para poder sacarle lo que puedan. Es tan fuerte el poder de su ego, que no alcanza a vislumbrar un engaño. Cuando algo parecido sucede, el ególatra puede llegar al suicidio impulsado por su enferma mente.

     

    Este mal social suele aparecer en la adolescencia y, si quien comienza a adquirirlo es capaz de razonar con criterio, suele desaparecer en poco tiempo. Los factores que inciden en la aparición de este trastorno, son: los ámbitos familiares desestructurados, o que pierden el control de sus hijos o hijas por falta de tiempo, si los padres trabajan. También influyen otros factores como el entorno social donde se mueven, la forma de valorar la belleza exterior y la belleza interior; como entienden el vínculo familiar; etc.

    Todo/a egocéntrico cree ser el más guapo y que eso es un derecho que solo ellos tienen. Salen por lo general, con amigos o amigas más feos que ellos, para poder destacar, porque solo valoran la belleza exterior; son prepotentes; discutidores de todo sin base sólida que avale lo que dicen; mentirosos compulsivos, tienden a cambiar las cosas cuando algo les sale mal, culpando incluso a quienes le ayudaron desinteresadamente. Cuando se equivocan en algo, se sienten víctimas, cambian todo con una facilidad asombrosa y culpan a cualquiera con tal de no aceptar el error.

     

    Como terminan en su mayoría; despreciando a la familia; a los que pretendieron ser amigos sin lograrlo; jamás estabilizar relaciones normales; y la felicidad para ellos/as, pasa únicamente por los espejos. Si se pierde el equilibrio entre la belleza y la fealdad, se rompe la balanza social y en ambos casos, se llega a la infelicidad permanente.

    La sencillez, la bondad y el cariño por los demás, nos transforma en los seres más bellos del mundo, los vestidos caros, los zapatos de tacón de marca, las caras pinturrajeadas, en una palabra, las “modas en general”, son pasto para borregos, ya que hoy los Chinos han demostrado que son capaces de fabricar bolsos falsos de marca Buittone, de mejor calidad y venderlos a menos de la cuarta parte de lo que cuestan los originales, o sea que, hay que estar muy “idiota” para comprar un bolso y pagar un “nombre”. Pues así sucede con todo, porque así engañan a los egocéntricos y a otros idiotas que son capaces de empeñarse para ser como ellos.

    Este mal es moderno y psicológico, difícil de erradicar pero no imposible. Eso espero, por el bien de alguien a quien quise mucho y hoy, ha desaparecido en un mar de confusas nubes cargadas de infelicidad..

     

    Mario Masjoán

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook