Blog 
MRM Masjoan
RSS - Blog de Mario Ricardo Masjoan Benedicto

El autor

Blog MRM Masjoan - Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Nacido en San Francisco provincia de Córdoba Argentina. Fui el primero de 6 hermanos. Mis padres Alicia y Mario eran docentes; profesora de historia y de artes gráficas, mi madre; profesor de matemáticas y rector de una especie de Universidad laboral, mi padre. Emigré a España en Enero de 1976, trab...

Sobre este blog de Deportes

Blog de Mario R. Masjoán donde se tocan todo tipos te temas de actualidad, filosofía, religión, deportes, y todo lo relacionado con el ser humano. Espero que sea de interés y que os divirtásis leyendo como yo lo hago escribiendo.


Archivo

  • 21
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL SIATEMA PSEUDO DEMOCRÁTICO QUE TENEMOS

    Creo que si aquellas colonias Griegas del Asia menor donde nace la Democracia, volvieran hoy del ese más allá que no existe, no entenderían nada. Tras estudiar un poco la cuestión, entre risas y desconcierto por lo que verían, hubieran preguntado ¿Que Rey déspota dirige al pueblo?, porque lo que hoy tenemos y voceamos con orgullo, es una grotesca caricatura de lo que llamamos Democracia.

    El poder del pueblo soberano pasa como por arte de magia a ser el poder del dirigente, tras unas elecciones donde a cada candidato se le permite mentir sin ser castigado, prometer también cosas imposibles de cumplir y ya en el trono presidencial, tratar al pueblo como el “vulgo”.

     

    LA DEMOCRACIA, esa vieja mentirosa que un día, siendo aún muy joven, quizás con más vino que el debido circulando por mis venas y obnubilada la mente, sin valorar sus consecuencias, me invitó a aceptarla y la acepté como solución a todos los males que padecía la sociedad. Cuando desperté del letargo muchos años después, me di cuenta, tarde como siempre, que junto con la Democracia, aquella que nace y se inicia en las Antiguas Colonias Griegas del Asia menor allá por el siglo VII a C, hecha extensiva a Grecia y Roma, y en representación de los intereses de las Clases contrapuestas, y con el idílico propósito de ser el poder del pueblo, había nacido también la Demagogia, como principio para obtener un fin predeterminado, o sea, ser depositario del poder del pueblo que, engañado y con mentiras, otorgaba sin saberlo, un poder personal.

    No es mala la Democracia si en el empirismo hubiera basado su evolución, pero resulta que sucedió todo lo contrario, y lejos de velar por el pueblo como amo absoluto del poder democrático, se teorizó el principio, dándole cada vez más poder al dirigente y menos al pueblo que hoy, es solo un instrumento manejable con mentiras, del poder.

     

    NUESTRO SISTEMA esta caduco, sigue llamándose Democracia pero hace muchísimo tiempo que dejó de ser el poder del pueblo. Las Constituciones ( por cierto, España tuvo ya 12) están llenas de enmiendas y sus artículos son tan confusos que contemplan infinidad de interpretaciones. La parcialidad de la Justicia es evidente, y hasta los analfabetos se dan cuenta que por el mismo delito, un poderoso se va a la calle y uno del pueblo a la cárcel. Pero no porque con dinero se pueda comprar un Juez (aunque los haya), sino porque la Constitución le permite, por ser obligatorio, que ambos sean representados en su defensa por un Letrado, de oficio si no lo pudieran pagar o de pago si tienen con que hacerlo. Es evidente entonces que el que posee dinero tiene un 90% de salir en libertad, y que que no lo tiene (y quizás por eso cometió el delito), un 90% de terminar en la cárcel.

     

    Los actos de corrupción administrativa que hemos visto con asombro en este país en las últimas 3 décadas, suceden en todo el mundo pseudo-democrático que tienen como sistema, o sea que nadie debe rasgarse las vestiduras por ello y si luchar porque se vuelva a las bases de una auténtica Democracia.

     

    LA PROPUESTA para que le devuelvan el poder al pueblo, es la siguiente:

     

    PRIMERO: Redactar una Constitución totalmente nueva (nada de parches) , que contemple el principio de toda Democracia, o sea, que no existan privilegiados, porque cuando aparece el primer privilegio, desaparece la democracia..

     

    SEGUNDO: Eliminar la mayoría absoluta fijando un tope máximo en el 48%, para que los ganadores de una elección tengan que negociar ese 2% con otro partido.

    La mayoría absoluta se transforma inmediatamente en una Dictadura Democrática.

     

    TERCERO: Que los delitos de corrupción política sean juzgados como delitos mayores y encarcelados sus autores, tengan el cargo que tengan. Que se quite eso de que, por ser “aforado”, no puede ser juzgado como cualquier otro.

     

    CUARTO: Que el Tribunal Constitucional esté constituido por miembros vitalicios y de probada imparcialidad, y también, que sean elegidos por el pueblo.

     

    QUINTO: Que los artículos de la Constitución no tengan infinidad de interpretaciones y sean tajantes. Para lograr esto, en su redacción deben figurar esas variantes con precisión.

     

    SEXTO: Tanto el Tribunal Superior como el Consejo Gral, del P, J, o el Constitucional, deben tener un control sobre las decisiones que partiría de un consejo extraordinario compuesto por cuatro miembros elegidos también por el pueblo y que deben ser de probada imparcialidad. Hay que terminar con eso de que “subo yo y pongo los mios, y subes tu y pones los tuyos”.

     

    SEPTIMO: La Educación del pueblo debe ser materia principal, porque un pueblo inculto es manipulable, un pueblo culto, NO. Hace mucho tiempo que se viene manipulando al pueblo con mentiras y miedos infundados. Los mentirosos, al juzgado o a la cárcel y los veraces que representen al poder del Pueblo. Primero debe estar siempre España y luego, todos los políticos.

     

    Esto está todo tan corrompido que imagino que lo que termino de escribir les parecerá un sueño o una Utopía sin medialúnica isla, pero también es una realidad que nos fuerzan a olvidar, aunque haya unos pocos que se resistan.

     

    Mario R. Masjoán

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook