Blog 
MRM Masjoan
RSS - Blog de Mario Ricardo Masjoan Benedicto

El autor

Blog MRM Masjoan - Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Nacido en San Francisco provincia de Córdoba Argentina. Fui el primero de 6 hermanos. Mis padres Alicia y Mario eran docentes; profesora de historia y de artes gráficas, mi madre; profesor de matemáticas y rector de una especie de Universidad laboral, mi padre. Emigré a España en Enero de 1976, trab...

Sobre este blog de Deportes

Blog de Mario R. Masjoán donde se tocan todo tipos te temas de actualidad, filosofía, religión, deportes, y todo lo relacionado con el ser humano. Espero que sea de interés y que os divirtásis leyendo como yo lo hago escribiendo.


Archivo

  • 12
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LO ABSTRACTO

    LAS RELIGIONES NO EXISTEN (Solo son deformaciones de los antiguos Mitos).
    NADA SE PRUEBA POR SI MISMO
    La religión que acumula más variedad de razas entre sus creyentes, es la Católico-Evangélica Judeo-Musulmana
    Con este pequeño estudio, pretendo desenmascarar las falacias de todas las religiones.
    Ubicados en el tiempo correctamente, tenemos a un creador abstracto del Universo y el hombre, que nunca sabremos de donde vino ya que nuestras galaxias están perfectamente localizadas, que se auto-proclama “creador de ese Universo”, y dueño de todo (incluso de nuestra vida).
    ¿DONDE SE INICIA ESTE DISPARATE…?
    Este disparate comienza cuando el Homo Sapiens es consciente de su propia existencia y también, de su natural muerte. En pocas palabras: acepta el fenómeno de la vida, pero no entiende La Muerte.
    En este punto, arranca todo. El Sapiens sigue evolucionando y se transforma en Sapiens Sapìens. Desarrolla un idioma, una escritura y se aglomera en ciudades para terminar en Civilizaciones.
    Entonces y ante la imposibilidad de evadir la muerte (aceptándola como parte del fenómeno de la vida), comienza a buscar respuesta que no existen, terminando en un imposible salto a la eternidad sin saber como. Esto produce el primer quebranto psíquico del ser consciente, aunque con el tiempo se las ingenie para hacer realidad lo imposible, o sea, llegar a un cielo donde mora su fantástico creador, abstracto.
    En aquel momento de confusión, surgen de golpe lo que luego llamaríamos Mitologías: La Griega, La Nórdica, la Inca, La Sumeria, etc., etc.
    Un Sr. llamado Abraham, de una tribu Hebrea (Supuesto descendiente del primer hombre creado por el nuevo Dios), vive en la ciudad Sumeria de Ur, con su familia. Está empapado de la Mitología de la civilización Sumer y cuando se entera que un pueblo salvaje como Los Amorreos se preparaban para invadir Sumeria, escapa con su familia, se lleva la Mitología de estos y la usa para crear la suya. En ese momento, comienza la gran farsa que vivimos aún hoy: LAS RELIGIONES
    El Dios de los hebreos vive en el cielo, aunque por derecho que nadie conoce, está más alto que Zeus en el Olimpo y sus poderes superan lo insuperable.
    Pero un día, uno de los Angelitos llamado Luzbel (que quiere decir Luz Bella) desafía a Dios a una especie de concurso actual, tipo Mister Universo, para ver quien era más bello de los dos. Gana Dios como es lógico y enfadado, expulsa al perdedor del Cielo.
    El perdedor se va resignado, pero se lleva al 30 % de los Ángeles que le apoyaron en la puja y todos, se vuelven MALOS de golpe. (Hasta aquí la cosa va perfecta)
    Pero resulta que el tal Luzbel se hace malo de golpe y desde su guarida, incita a sus seguidores a portarse mal y seguramente, a cagarse en el Dios que los envió allí. (Hasta aquí, también vamos bien)
    Pero a Dios, para cubrir el aburrimiento celestial, se le ocurre crear el universo que hoy conocemos, el mundo donde vivimos, los animales que nos rodean (Algunos muy sabrosos y otros como los mosquitos, que son la ostia picando a todo quisqui) y al hombre… Puntos suspensivos para darle color a la chorrada que viene….
    Al hombre lo modela en barro (como un escultor cualquiera), a su imagen y semejanza y de un soplido le da la vida.
    Lo tiene a su lado (no sabemos exactamente, cuanto tiempo) y de pronto, se da cuenta que no tiene mujer para reproducirse. Entonces lo duerme, le quita una costilla (sin anestesia), tira el cacho de barro que le queda y con la costilla del ya llamado Adán, crea a la mujer para que el hombre no esté solo y la bautiza como, Eva.
    (FANTÁSTICO, DIOS CREA AL PRIMER HOMBRE, CUANDO EL MUNDO ESTABA LLENO DE ELLOS)
    Deposita a la pareja en un lugar llamado Paraíso donde vivirían como zánganos sin hacer nada.
    Tenían de todo, entonces, un día Dios se levantó enfadado con no sabemos quien y Adán y Eva pagaron el pato.
    Apareció de golpe en el paraíso y les dijo, pueden comer de todo, menos del árbol de bien y del mal (la pareja no sabía que significaba “bien y mal”).
    Ni bien se dio media vuelta para irse, los dos salieron corriendo hacia el árbol prohibido, llegó Eva primero, arranco un fruto, lo mordió, comió un poquito y se lo pasó a Adán que se zampó el resto. No los engañó ninguna serpiente maligna, aunque parece que era el disfraz preferido del Ángel malo(quizás porque Mortadelo aún no existía)
    Entonces apareció Dios junto a varios Ángeles y los expulsaron del lugar por haber comido del árbol del bien y del mal, instigados por el demonio (mote con el que se conocía a Luzbel en el cielo, luego de perder el certamen)
    El protocolo de expulsión versaba así: Al hombre (Adán) le dijo: ganaras el pan con el sudor de tu frente y a la mujer (Eva): parirás a tus hijos con dolor y el hombre se enseñoreará de ti. (Como premio para la posteridad, Dios nos regaló el Machismo)
    Tanto Adán como Eva estaban desconcertados con la severidad que fueron tratados por algo tan insignificante, pero al escuchar un comentarios entre Dios y sus Ángeles que decía: si comen del árbol de la vida serán como nosotros, supongo que se dieron cuenta que habían metido la pata.
    Después de este trance, se dieron por enterados que Dios era el poder (supuestamente del bien, y un Ángel rebelde que fue expulsado del cielo tras perder un ridículo certamen, EL MAL…). En ese momento, los dos sujetos hechos de barro y costilla a imagen y semejanza del Creador, se enteraron que un tal Demonio, que antes era Ángel bueno y guapo, ahora era MALO y FEO, pero que además, Dios se lo había endilgado a de por vida, para que sean ellos y los siguientes humanos descendientes que vengan, quienes combatieran contra él, SIN COMERLA NI BEBERLA.
    Pobre pareja; no quiero ni pensar el tiempo que seguramente pasaron, pensando en eso del “bien y del mal”, que nadie les había advertido de que se trataba.
    El Dios de los Sumerios en manos de Abraham.
    Comienza el disparate siguiente:
    _ Dios es todo Poderoso y hasta omnisciente, pero también, un poco taimado y olvidadizo, ya que luego de crear el Universo que ya existía desde millones de años antes, y en nuestro mundo las plantas, ríos, mares, polos helados y caluroso ecuador, crea también a los animales: machos y hembras.
    Pero a la hora de crear al hombre a su imagen y semejanza, se olvida de la hembra. Esto no solamente demuestra que es olvidadizo, sino que además confirma el disparate que sigue a continuación.
    _ Si Dios ostenta el poder de la omnisciencia, sabía que la pareja que vivía en el Paraíso comería el fruto del árbol prohibido, entonces: ¿Para que lo puso allí?. Conclusión: PORQUE ES MALO (aunque no exista).
    _ La región donde se producen todos estos acontecimientos, se encontraba en lo que hoy ocupa: Irak, Iran, Palestina, el desierto del Sinai, Israel, Siria y Egipto. En este último reino, gobernado por Faraones, nunca había hambruna porque sus ríos (y muy en especial el Nilo), jamás se quedaban sin agua.
    Como por entonces no existían las fronteras, Egipto era un vergel y fuente de alimentación para tribus que acudían al reino pidiendo ayuda, cuando su región se desertizaba. Egipto nunca le negó ayuda a nadie.
    Cuando Abraham huye de Sumeria (1.880 y 1.830, según septuagésima), llega a Egipto, presenta a su mujer como hermana y se instala, nadie está seguro de saber si se cruzó con José, 1.840 aC al 1.740, o no, porque toda esta documentación es tan confusa como el propio Antiguo Testamento, no obstante, ambos estuvieron en esa época.
    Es probable entonces, que haya sido Abraham quien llegó primero y también quien distribuyó, con los nombres cambiados y retocado todo, la nueva creencia Religiosa (Que se presenta como auténtica y verdadera), tirando a la basura a todas las mitologías existentes (incluso la Egipcia que tuvo que tener mucho tino, para no ser muerto o expulsado del reino).
    Lo que sabemos de entonces, y a posteriori del pueblo Judío, Hebreo, Israelita o como se nos ocurra llamarles, es un burdo invento que pretende afianzar como verdadera una idea falsa que sobre la base de otra vida sagrada tras la muerte. Esto circuló y se mantuvo por tradición oral, durante unos 850 años, hasta que el Rey Josias, instalado en Babilonia, ordena al Sumo Sacerdote Ilquías, que escriba lo que las diversas tribus que estaban por esa región, comentaban como ciertas; las proezas de Moisés y los “milagros divinos”. Esto sucede en el 600 aC.
    Todas las Mitologías tienen escrito en sus respectivos idiomas, lo que encierran sus creencias desde su origen, pero ni en hebreo ni en arameo existe escrito alguno hasta el año 600 a C.
    Por eso Josías usó (por decirlo de alguna forma) las tácticas del Griego Homero (300 años antes), cuando recopiló del pueblo sus fantásticas narraciones que hoy nos deleitan sin ridículas amenazas, ni promesas que jamás se cumplen.
    Así tenemos que el éxodo judío de Egipto hacia el Sinai, tiene variadas opiniones de como fue, aunque por cierto, la única base que existió, fueron los Jeroglíficos Egipcios ya que los hebreos no se molestaron en escribir nada.
    El pueblo hebreo jamás fue esclavizado por los egipcios, por una razón muy sencilla: “los egipcios no tenían esclavitud” tradicional.
    Los Judios en Egipto, eran artesanos, con vivienda propia y en algunos casos, de dos alturas.
    Se fueron de la tierra de los Faraones con el permiso de ellos y esa estupidez de las plagas “divinas”, otra tontería que la ciencia moderna sabe perfectamente que existieron (allí y en muchos otros lugares del mundo), pero no todas juntas, sino con años de diferencia una de otras y no fueron maldiciones divinas.
    El famoso Arca de la Alianza con los 10 Mandamientos y otras “ordenes”, NO EXISTE, por eso no aparece.
    Los Hicsos que habían llegado antes que los Hebreos (llamados despectivamente: Reyes Pastores) a Egipto, fueron quienes introdujeron “el Caballo”, y también, los primeros que fueron echados por el Faraón residente en Etiopía (con buenos modales), cuando se dio cuenta que se estaban expandiendo por todo el reino.
    Podrían haberlos echado de mala manera, pero no, les dejaron partir y se quedaron con los enfermos y ancianos para curarlos, con la condición de que: al año siguiente volvieran a recogerlos.
    Así hicieron. Se fueron rumbo al Sinaí, fundaron una ciudad a la que llamaron Jerusalem, tallaron en piedra a sus DOS DIOSES: Jehova y Asera y al año, una delegación volvió a rescatar a los ancianos y enfermos, pero quizás por inexperiencia, comenzaron a burlarse de los Dioses Egipcio y esta vez, sí los echaron de mala manera, los siguieron por el Sinaí hasta Jerusalem, destruyeron parte de la ciudad y al entrar en el templo y ver las dos tallas, su respeto y miedo a los Dioses pudieron más que su razonamiento, entonces abandonaron la lucha y volvieron a su país.
    El Rey David (el del tira chinas), no fundó Jerusalem, la encontró hecha y solo tuvo que esconder a Asera (La supuesta Mujer de Dios) y fomentar la creencia en el Otro, para sostener la gran mentira. Pero razonemos: si Dios nos hizo a su imagen y semejanza, Dios debía tener una mujer como tenemos nosotros, y un sistema de reproducción como el nuestro, aunque tenga Ángeles y no Niños.
    También se tambalea la cuestión, cuando se declara el “monoteísmo”, porque cuando supuestamente Adán y Eva comieron el fruto prohibido estando en el paraíso, el comentario de Dios con sus Ángeles, fue: si les dejamos, serán como nosotros. El que escribió este disparate se despistó muchas veces y las contradicciones son tantas, que resulta inconcebible que existan algunos que crean en esos seres abstractos.
    Pero dejando ese cúmulo de preguntas sin respuestas de cosas que no se aceptaron por las buenas, teniendo que imponerlas por la fuerza para sostenerlas, seguiremos con los despropósitos que se desprenden de esta gran mentira mundial…
    Moisés en el desierto tras dejar Egipto, sube a una montaña para charlar un rato con Dios y este, le entrega las Tablas de la Ley, o sea: Los 10 Mandamientos (Yo siempre creí que los primeros eran solo), y cuando baja, encuentra a sus “esclavos” liberados, adorando un becerro de oro.
    Esto siempre me supuso algo muy raro, porque si eran esclavos, estaban en el desierto, y medio muertos de hambre, ¿De donde sacaron el oro, los crisoles, los moldes, y un horno que levante más de 1.000 grados?
    Pero sigamos con la farsa: Moisés se enfada mucho, rompe los mandamientos y vuelve a subir a la montaña. Según parece, Dios le talló otros diez, cuyos dos primeros decían: No tendrás otros dioses más que a mi (un reconocimiento a la existencia de otros dioses), ni los adorarás…
    Todo lo que figura después de lo expuesto, se realiza unos 600 años a C, recogido por el Sumo Sacerdote Ilquías, que escribió lo que el pueblo comentaba.
    Moisés no dejo nada escrito y Aarón (su intérprete “no su hermano”) tampoco, aunque se le adjudiquen libros del Antiguo Testamento.
    Nuestro Dios inventado por nosotros resulta que es el súmmun de la contradicción, veamos:
    Tiene que ser Justo, pero: A Cain por matar a su hermano ( en la copia del original Sumerio los hermanos solo se peleaban, pero no se mataban) lo castiga a de por vida, y luego a Salomón, por hacer lo mismo con el suyo y un amigo de propina, lo premia con un reino. ¿No será que el bueno era el Ángel Luzbel que perdió el certamen?, ¿Tenemos que creernos algo tan ridículo?
    Dicen que el pueblo Judío es el pueblo elegido por Dios (no se entre quienes lo eligió, porque eran los únicos que existían), pero después de ver como actuó durante la segunda guerra mundial cuando un cretino como Hitler mato a más de 6.000.000 de judíos, estoy rogando a quien sea, que no me elija a mi para nada.
    Así, entre Cantares de Cantares y Lamentaciones victimistas, las generaciones que se sucedieron del Hombre Creado por Dios, siguieron guerreando y matándose entre ellos para obtener un poder divino, que le permita vivir como Dioses en la tierra. Este despropósito lo institucionaliza el propio Dios, cuando le otorga la categoría de Rey a Saul (aunque el idiota cambie el supuesto honor por un plato de judías rojas). El primero que rompe el “Mandamiento que dice: NO MATARÁS, fue el propio Dios”
    NADA NI NADIE SE PRUEBA POR SI MISMO——————————–
    Se llega entonces al año “0” de nuestra era, donde aparece un FILÓSOFO extraordinario, al que conocemos como Jesucristo. Este fenómeno altera el pensamiento general de la época, predicando la igualdad y solidaridad entre seres humanos. Para evitar cruentas contiendas, indica que si te dan un sopapo en la cara y sin devolverlo pones tu otra mejilla, aplacarás cualquier ira. (Le adjudicaron ser de la estirpe de David, algo que tampoco aceptó)
    También decía que amando a los seres humanos lo mismo que uno se ama a si mismo, jamás podría haber una guerra.
    JESUS, JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS, EL MESÍAS ESPERADO por un pueblo engañado que se basa en unas escrituras falsas y manipuladas, cree que llegó la hora de su redención.
    Cuando lo ven, acuden a sus disertaciones y no dejan de preguntarle o llamarle el HIJO DE DIOS, cosa que el filósofo rechaza con un rotundo NO, para agregar: “Yo soy el hijo del hombre”. (nunca reconoció ser el hijo de Dios)
    Jesús entra en el templo y delante de todos los Sacerdotes, cuestiona los 10 mandamientos, reduciéndolos en uno solo: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. (De allí, sale condenado a muerte sin saberlo)
    El Sanedrín interpretaba la Torah (no tenía facultad de condenar a muerte a nadie), pero los Sumo Sacerdotes del templo, si.
    Al Filósofo Jesús de Nasaret, le sobraron 12 apóstoles y le faltó un Platón, pero también hay que reconocer, que tuvo buenos amigos, como José de Arimatéa que fue quien le salvó la vida.
    LA COMERCIALIZACIÓN DEL MITO TRANSFORMADO EN RELIGIÓN .
    Todo comienza cuando un tal Pablo de Tarso (ciudad turco-griega), se incorpora al grupo de seguidores de Jesús, tras su muerte ( o su huida, luego de ser bajado vivo de la cruz, por mediación de José de Arimatéa, y curado. Se fue con su familia: Maria Magdalena y sus dos hijos hasta Cachemira donde terminó su vida en silencio). “Nunca resucitó”.
    Como expuse al principio, jamás puede salir una verdad de una mentira y para que esto suceda, se debe imponer mediante la violencia irracional.
    Pablo era recaudador de impuestos del Imperio Romano y una especie de “custodio” de sus dioses.
    Con un cuento rocambolesco y una supuesta ceguera tras la caída del caballo, recupera la vista luego de hablar con Dios sin verlo y se incorpora . al grupo de seguidores de Jesús.
    Comienza entonces a luchar para hacerse con el control del grupo, desplazando a Pedro (un pescador ignorante), cosa que no le costó mucho e ignorando lo que el filósofo predicaba (Nietzsche asegura que el Cristianismo es un invento de Pablo y que este además, ignoraba a Jesús)
    Decide entonces desplazar la creencia a Roma (donde él cuenta con poderosos amigos) y así se hace. Para crecer, se debe estar en el Centro Económico y Político del mundo conocido, desplazando a los Dioses nativos. Pablo no logra imponer la creencia y los llamados Cristianos son perseguidos y asesinados (Hasta él mismo cae), pero sus premisas filosóficas si se arraigan en grupos que aumentan con facilidad.
    Hay que esperar entonces hasta el 180 d C, para encontrar al Obispo, Ireneo de Lion que acepta como válidos, solo a 4 Evangelios cuyos retoques hacen pensar que fueron escritos por la misma persona (que son los que hoy figuran en la Biblia) y el Apocalipsis del esquizofrénico Juan, descartando al resto que eran aproximadamente unos 25 ó 30, y que figuran en su libro: “Contra la Herejía”.
    En el 300 d C, Constantino Emperador del Imperio Romano, prohíbe la persecución a los Cristianos, les permite tener latifundios y patrimonios.
    Lo primero que hacen los Cristianos libres, fue quemar la Biblioteca de Alejandría.
    Yo sitúo las bases para la creación del Capitalismo explotador que hoy soportamos, por aquel entonces. Se afianza un poco más durante el llamado Renacimiento (Lorenzo de Médici funda el primer Banco). Se organizan dentro de las Coronas (en un principio controladas por la iglesia). Se desprenden de los Imperios peligrosos durante la Primera Gran Guerra y se fundan las bases modernas tras la segunda guerra Mundial.
    Las iglesias (Ya fraccionadas en: Hebreos que siguen esperando al Mesías, Católicos, Protestantes y Musulmanes) pasan a ser títeres del Gran Capital.
    Estamos viviendo una mentira constante, por culpa de unos cretinos que comercializaron a un Gran Filósofo.
    Pero lo que más me molesta de toda esta cuestión, es el hecho de que ese ser superior a todo, llamado Dios, cargue sobre mi la responsabilidad de soportar a un Sr. Demonio que se peleó con él, no conmigo.
    “Vaya Padre que nos tocó”.
    Los Mitos siguen campando a sus anchas, divertidos y trágicos, pero solo como patrimonio cultural. Las Religiones que surgieron de ellos, se impusieron a golpes de Inquisiciones y matanzas durante casi 1.500 años y aún siguen, incluso, adorando al mismo Dios abstracto para que lo ridículo no se pierda.
    El quinto mandamiento debería decir: No tendrás otros Dioses más que a mi y por mi, podéis mataros todos….”IDIOTAS”
    ¿Que nos dejaron estas religiones que nacieron deformando los Mitos existentes?: A los Judíos que manejan desde las sombras, la manipulación económica del mundo (Crisis incluidas). A los Católicos que acumulan en el Vaticano y más de medio mundo, la riqueza jamás imaginable que además, es imposible valorar. A los Protestantes (rebautizados Evangélicos), con conexiones en la C.I.A. y con todos los paraísos fiscales del mundo. Y a los Musulmanes, ejerciendo el más refinado despotismo, teniendo a la mujer sojuzgada y sin ningún derecho, como si fuese una “muñeca de goma”.
    No me identifiquen como “ateo”, porque ateo quiere decir: el que niega la existencia de Dios y yo llegué a darme cuenta, que no se puede negar la existencia de algo que no existe.
    Me hace gracia pensar que este ES MI MUNDO y que existan personas que aseguran tener la verdad sobre lo abstracto.

    Mario R. Masjoán

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook