Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 06
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Torrente 5: Operación Eurovegas' - Lo que hay

     

    Entretener. Hacer reír. Para muchos, el camino fácil, la fórmula básica, el truco más barato, el dos más dos del cine en busca de la taquilla masiva. Error grave. Tampoco conviene caer en el análisis sesudo de lo que separa el drama de la comedia, la lágrima de la carcajada y las dificultades varias con las que se encuentra cualquier creador a la hora de ponerlas en práctica a través de una historia. Aquí estamos hablando de cine por y para el público, de conseguir el artefacto más potente para hacer que una hora y media pase volando, que no de tiempo al aburrimiento, que el bostezo no tenga opción alguna de hacer acto de presencia. Es lo que siempre ha intentado Santiago Segura y lo que continúa más que vigente en 'Torrente 5: Operación Eurovegas', quinta entrega de una saga que solamente ha sufrido un resbalón serio en forma de una tercera parte más que fallida pero que, sin embargo, ha sabido resarcirse con dos entregas finales (hasta el momento) que han presentado una faceta nueva y luminosa de un personaje absolutamente icónico en nuestra cultura popular. 

     

    La magia de sus dos primera entregas, imposible de repetir por pura novedad y lógica, ha dado paso a un cuidado absoluto por el detalle, a la búsqueda de un acabado formal más espectacular, al uso más completo posible de los elementos adquiridos con el tiempo y el mérito. Se ha repetido hasta la saciedad la faceta más mediática de Segura, sus maratonianas sesiones de exposición en distintos medios de comunicación, su esfuerzo pionero por conseguir que, veas lo que veas y escuches lo que escuches, su producto esté presente. Sin embargo, conviene recalcar algo que ha quedado más que demostrado a lo largo de estas cinco películas, su talento como director. La saga Torrente ha ido transformándose entrega tras entrega tocando multitud de palos, desde el cine costumbrista con ecos del Berlanga más juguetón hasta el blockbuster estadounidense pasando por el cine de catástrofes, siempre con las buddy films como pilar básica. En esta ocasión, es otra saga, la de 'Ocean's Eleven', la que se ve pariodada gracias a un reparto más surrealista (y logrado) que nunca. Julián López, Jesulín de Ubrique, Alec Baldwin, Anna Simón, Fernando Esteso, o Carlos Areces y Florentino Fernández, los mejores del lote, aportan su personalidad, carisma y talento cómico, desigual pero aprovechable en todos los casos a una película que mejora a sus antecesoras en un uso más comprensible de los cameos y una atención mayor a sus personajes principales. 

     

    Con un apartado técnico envidiable, dirigida con mucho mimo y repleta de guiños cinéfilos que desmuestran que hay mucho más de lo que pueda parecer a primera vista, 'Torrente 5: Operación Eurovegas' alcanza su verdadero valor en la crítica social y política de un país, el nuestro, que ha caído tan bajo que, cuando uno recuerda alguno de los múltiples gags que pueblan el metraje, puede notar como escuecen. Un futuro no tan lejano que podría ser el aquí y el ahora, con el miedo que eso da. Pero que nadie se asuste, no estamos ante un panfleto, ni un mitin de andar por casa, no, hablamos del reencuentro más logrado con Torrente desde su segunda entrega, una comedia que vuelve a dar con la tecla, que confirma el excelente estado de forma de una saga que podría firmar su punto y final más notable. El éxito está asegurado, lo que no garantiza que estemos ante una despedida definitiva pero, de ser así, su responsable podría sentirse satisfecho. Las carcajadas están, el espectáculo también y el ritmo no se permite ni un tiempo muerto. Es verdad que España se lo ha puesto muy fácil pero había que saber hacerlo. Y con risas que, resolvamos ya la duda, no es sencillo. Nada fsencillo. Por eso, aunque muchos se empeñen en no conceder un mérito que debería ser indiscutible, Segura lo ha vuelto a hacer con humor y honestidad, sin engañar a nadie, pasando por alto la posibilidad de usar el piloto automático. Las taquillas revientan y el debate de siempre aparece más perezoso que nunca. La única basura de Torrente es la que rodea las calles por las que se mueven sus protagonistas. El resto, es lo que hay. Entretenimiento, comedia. Y sí, cine. 

     

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook