Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 11
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Especial FICC 43 - 'Ida'/'God Help the Girl'

     

    No son pocas las ocasiones en las que nos hemos planteado cual es el significado exacto de la etiqueta 'buen cine'. A priori, parece evidente, una buena historia, un buen narrador y buenos personajes que nos guíen a lo largo del trayecto. Simple y sencillo. Sin embargo, a todos esos elementos esenciales se les debe sumar uno, el más importante, el factor que realmente incline la balanza hacia el lado del ganador, de lo realmente especial, aquel movimiento que haga que los mecanismos se activen y se logre la proeza. ¿Cuál es? Lo sentimos, no se puede explicar. Podría rellenar hojas y hojas en blanco intentando descifrar las palabras que sirviesen para definir ese truco final pero se perdería tiempo y paciencia. La mía y la vuestra. Cada cual tiene su punto de vista, cada espectador encontrará la grandeza en los detalles que marquen su identidad y personalidad pero existe algo que suele ser común, la capacidad para identificar un cine superior. Puede o no gustar, puede o no convencer, puede o no agradar pero, cuando uno tiene delante una buena película, es plenamente consciente de que el viaje merecerá la pena, invitará a la reflexión, proporcionará herramientas suficientes como para justificar el precio de la entrada. Dentro de la edición número 43 del Festival Internacional de Cine de Cartagena nos hemos encontrado un ejemplo mayúsculo llamado 'Ida'

    Coronada como una de las grandes películas europeas del año, la cinta dirigida por Pawel Pawlikowski, nos traslada a la Polonia de los años 60 para presentarnos a una joven novicia que acompañada por su tia comprobará como todo su presente y futuro se ve marcado de manera definitiva por un terrible hecho ocurrido en el pasado. Un drama humano vestido de road movie que deslumbra cuando descubre su verdadera cara, la de un viaje interior en busca de una paz imposible. El poder de la historia termina pesando más cuando carga toda su furia sobre la débil espalda de los seres humanos. Encontrar el equilibrio, mantener la cabeza fría, aguantar el nudo en la garganta y, una vez nos hemos enfrentado a la realidad, descubrir que el túnel iba en dirección contraria. En definitiva, respuestas que terminan haciendo mucho más daños que las preguntas, puertas que deben ser abiertas por obligación moral pero que provocan consecuencias directas en forma de heridas que no entienden de cicatrices. Y, también, el retrato de un continente y un país anclado en el ayer  y en el blanco y negro, protagonista total de uno de los trabajos de fotografía más hermosos que se recuerdan en años. Planteada casi como un conjunto de fotografías cautivadoras más que planos al uso, 'Ida' mantiene el equilibrio entre el dolor y la poesía con envidiable facilidad, manteniendo la atención de un espectador que siente por dentro todo lo que sus dos personajes nos cuentan y, especialmente, todo lo que prefieren callar y digerir por dentro. Una película tan dura como poética, tan fascinante como atípica, tan cruda como imprescindible. Un festín para la vista, un golpe para el corazón  y una fuente de debate para la cabeza. 

     

     

     

    ¿Y para los pies? 'God Help the Girl' o, lo que es lo mismo, Stuart Murdoch. El líder de la imprescindible banda músical Belle and Sebastian se lanza de lleno a la gran pantalla con un debut al que se debe valorar más por sus esfuerzos que por sus logros. Comedia musical low cost, homenaje al hipster que todos llevamos dentro, o fuera dependiendo del caso, este retrato generacional con toques dramáticos carece de demasiadas virtudes como para ir más allá de sus objetivos esenciales. Hay sensibilidad pop, buenas canciones y un trío protagonista encantador que lo da todo en cada melodía pero, más allá de eso, cuesta encontrar algo más que un formato de videoclip abundante y reiterativo, un ritmo algo irregular y una falta de ambición que podría contabilizar como punto a favor pero que termina convertido en un lastre. Se agradece que Murdoch deje pasar la posibilidad de convertir su historia en una colección de tics sacados directamente del universo Wes Anderson y similares pero, sin embargo, si que se echa un falta un mayor riesgo en la puesta en escena, una personalidad más arrebatadora, una sencillez que, como ocurre con sus canciones, se viera equilibrada con el lado más emotivo de la melancolía. O puede que, simplemente, debería haberse dejado ayudar en las tareas de dirección y guión, dos terrenos en los que se emplea al cien por cien pero de los que no saca el rendimiento suficiente. 'God Help the Girl' consigue que salgas del cine tarareando más de una de sus canciones pero, esa misma victoria, la había conseguido, mucho antes, el disco de canciones en el que se basa. No es suficiente con una buena melodía, se necesita algo más. Ese plus que convierte una película en algo diferente. Sí, en buen cine. 

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook