Blog 
Pensamientos de José Pascual
RSS - Blog de José Pascual Prats Besó

El autor

Blog Pensamientos de José Pascual - José Pascual Prats Besó

José Pascual Prats Besó

Nací en 1962. Soy Ingeniero Industrial superior por la Universidad Politécnica de Valencia. Disfruto enormemente de la compañía de la familia y los amigos, y soy un hombre de costumbres sencillas.

Sobre este blog de Comunitat

Espero que mis artículos aporten a los lectores algunas ideas y temas de conversación.


Archivo

  • 23
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Comunitat Fotografia

    Hazme una buena foto

    Tengo afición a la fotografía y desde que empecé hace treinta y tantos años hasta hoy las cosas han cambiado mucho. Yo soy de los que ha revelado fotos en blanco y negro, primero en un cuarto que había en la Universidad Politécnica y después ya en casa cuando me compré una ampliadora, que todavía conservo guardada muchos años fuera de uso, porque llegó un momento en que el revelado en color ya era asequible y el blanco y negro quedaba ya reservado para la fotografía artística.

    Hace algo más de diez años llegó la fotografía digital, que por una parte nos hace perder el encanto de “esperar con ilusión a ver como han salido las fotos”, pero es mucho más cómoda y actualmente ya da una excelente calidad de imagen sin necesidad de gastarse una fortuna en equipo fotográfico, por lo que pienso que ya no es válido el argumento de que el negativo da una imagen mejor definida. Hace unos pocos años cuando ya solía hacer todas fotografías con cámara digital compré un carrete y se lo puse a una máquina de 1988 que tengo en perfecto estado de funcionamiento, y reconozco que me gustó el encanto de pasar la foto a mano y escuchar y sentir al tacto los mecanismos de la máquina, que con los dispositivos actuales son ya un sonido “enlatado” y artificial para que sepamos que se ha disparado el obturador.

    No obstante la nostalgia, la fotografía con cámara digital y la fotografía con el teléfono móvil resultan muy funcionales, y para los que nos gusta jugar un poco tenemos muchos parámetros de control sobre la foto con una cámara que lo permita: velocidad y abertura como siempre, y ahora también sensibilidad, resolución, balance de blancos, nitidez, temperatura de color, etc. No voy a entrar en tecnicismos porque no es el objeto de este artículo.

    Ahora lo que hacemos son muchísimas más fotografías que antes. Hace veinte años te ibas a un viaje inolvidable y regresabas diciendo “era tan bonito que he hecho tres carretes”, lo que supone aproximadamente un centenar de fotos, y ahora un centenar de fotos se puede llegar a hacer en un cumpleaños; entres selfies, todo el mundo haciendo fotos con el móvil, las fotos del cumpleañero al soplar las velas hechas simultáneamente por casi todos los invitados… luego hace falta casi tanto tiempo para verlas todas como lo que ha durado la fiesta. A mi me da mucha rabia (las manías no son fáciles de curar) cuando se va a hacer una foto de grupo y varias personas quieren hacer la toma, y yo siempre digo: “Las fotos de una en una”, porque no se puede mirar a dos cámaras a la vez, y si hay varias cámaras cada uno del grupo mira a la cámara de quien le parece y al final ninguna foto es buena, porque en todas las fotos el grupo sale con cada uno mirando hacia un lado. Mis familiares y amigos soportan pacientemente esa manía mía, lo que les agradezco desde aquí.

    Como ahora hay exceso de fotografías, a mi como buen Ingeniero me gusta medir el rendimiento fotográfico, que es un valor que he definido yo que consiste en la relación entre el número de fotografías que valen la pena, y en verdad no merecen ser borradas, y el total de fotos tomadas en ese día. Si no supero el 90% tengo una insatisfacción, reconozco que también completamente maniosa, porque en el fondo sigo viviendo como con el carrete y me gusta que las fotos estén bien tomadas a la primera aunque no haya finalmente muchas, porque no nos engañemos, para recordar lo bien que lo pasamos en un cumpleaños con menos de una docena de fotos es más que suficiente.

    Independientemente de la época y la técnica utilizada hay algo que no cambia: Para tomar una buena fotografía hace falta una mezcla de decisión y serenidad. Si pretendemos la fotografía perfecta igual se nos escapa el momento, pero aunque sea una escena que se desarrolla rápidamente hay que tener una cierta serenidad para encuadrar y enfocar bien y que la máquina esté ajustada para hacer una buena toma aunque sea por procesos automáticos, lo que a mi muchas veces no me resulta fácil. Una buena fotografía no es necesario que sea técnicamente perfecta, para mi es más importante que sea emocional: que cuando la mire me haga sentir algo porque sea una foto bonita de un ser querido, o me recuerde algo que me gusta recordar, o la imagen que tiene y como está tomada me transmitan una idea que me haga pensar…

    En fin mis queridos lectores, disfrutad haciendo fotos o mirándolas, pero no abuséis de las redes sociales porque el exceso de imágenes al final cansa, para cada uno son valiosas unas imágenes diferentes porque afortunadamente la humanidad es variada.

    Hazme una buena foto

    Una mezcla de decisón y serenidad...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook