Blog 
Pensamientos de José Pascual
RSS - Blog de José Pascual Prats Besó

El autor

Blog Pensamientos de José Pascual - José Pascual Prats Besó

José Pascual Prats Besó

Nací en 1962. Soy Ingeniero Industrial superior por la Universidad Politécnica de Valencia. Disfruto enormemente de la compañía de la familia y los amigos, y soy un hombre de costumbres sencillas.

Sobre este blog de Comunitat

Espero que mis artículos aporten a los lectores algunas ideas y temas de conversación.


Archivo

  • 28
    Septiembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comunitat

    Nuestros hermanos catalanes

    El título de mi artículo de hoy no es una frase mía, es algo que decía mi padre que en paz descanse, que era un hombre sabio: “Nuestros hermanos catalanes... todos somos hijos de Dios”.

    Desde hace décadas ha existido una rivalidad entre Cataluña y Valencia, habiendo en Valencia sectores de la población “catalanistas” y otros “valencianistas”. Mi padre consideraba que esa rivalidad no tenía sentido, que si somos capaces de ver a los catalanes como hijos de Dios capaces de hacer el bien, y también por tanto como hermanos nuestros, no hay ninguna razón para estar enfrentados. Lo mismo es aplicable de ellos hacia nosotros, y por extensión con el resto de pueblos del mundo.

    ¿A dónde hemos llegado en todos estos años? Recuerdo que cuando yo era joven había canciones de algunos cantautores que consideraban que el mundo ideal era sin fronteras, y ahora parece ser que para algunos esos ideales ya no son buenos, y que hay que crear fronteras que durante años han sido difusas e inexistentes en la práctica, aunque existieran en el mapa político vigente como fronteras regionales o entre comunidades autónomas.

    Es muy peligroso jugar con estas cosas, a mi en la “mili” me decían que “las armas las carga el diablo”, y en España nos estuvimos matando entre españoles durante los años 1936 a 1939, y ahora también hay guerras civiles en algunos países del mundo, aunque de algunas de ellas no se hable demasiado en los medios de comunicación. Estas guerras no son una película ni una serie de televisión de éxito, han sido y son con fuego real y sufrimiento real de personas de carne y hueso. La guerra civil española solo la recuerdan con información de primera mano las personas que ahora tienen cerca de 90 años como mi madre, que saben perfectamente el horror que supone y que no se debe jugar con esto, ni correr el más mínimo riesgo para que pueda repetirse.

    Para construir la paz debemos empezar por la paz en nuestro ámbito cercano: la familia, los vecinos, los compañeros de trabajo... Si no somos capaces de estar en paz con las personas cercanas ¿Cómo podemos exigir a los gobernantes que “gestionen el conflicto” adecuadamente? ¿Hemos sido nosotros capaces de gestionar bien nuestros conflictos cercanos que están bajo nuestra responsabilidad? Los gobernantes también son humanos como nosotros y a veces no saben como resolver un problema, con la diferencia de que sus errores pueden traer consecuencias mucho más graves que los errores de los ciudadanos de a pie. Si han llegado al cargo que tienen, deben actuar con la responsabilidad que les corresponde, y no guiados por intereses particulares.

    Será tal vez por mi lógica “de Ingeniero”, pero no soy capaz de entender por qué, partidos políticos cuyo ámbito geográfico se corresponde con una fracción de España y no con la totalidad de la nación, se pueden presentar a unas elecciones generales. Es algo así como si un presidente de escalera se presentara a las elecciones municipales como el “Partido de la calle tal número cual”, comunicando a sus potenciales electores que defenderá en el ayuntamiento los intereses del inmueble al que representa. Si el inmueble tuviera un número de vecinos representativo con respecto a los habitantes del municipio, este partido podría alcanzar una cierta cuota de poder, lo que entiendo absurdo, porque no gobernaría para todo el municipio, sino principalmente para su inmueble. Re-escalando el modelo es lo que me parece que está ocurriendo en nuestra muy valiosa Democracia.

    Estemos unidos como hermanos, no solo en España, sino también con Europa y con los demás continentes. Esto puede que se considere una situación utópica inalcanzable, pero hay que hacer lo posible porque se vaya hacia ella, de forma que podamos tener al menos algo un poco parecido a esa situación modelo.

    Construyamos la paz y empecemos hoy mismo en nuestro ámbito cercano, antes de que a alguien se le ocurra llegar a un conflicto violento.

    Gracias.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook