Blog 
Pensamientos de José Pascual
RSS - Blog de José Pascual Prats Besó

El autor

Blog Pensamientos de José Pascual - José Pascual Prats Besó

José Pascual Prats Besó

Nací en 1962. Soy Ingeniero Industrial superior por la Universidad Politécnica de Valencia. Disfruto enormemente de la compañía de la familia y los amigos, y soy un hombre de costumbres sencillas.

Sobre este blog de Comunitat

Espero que mis artículos aporten a los lectores algunas ideas y temas de conversación.


Archivo

  • 18
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Si no te gusta la Navidad…

    Ya estamos en la última semana del Adviento y por tanto la Navidad es algo ya inminente.  Se nota ya en el ambiente de la calle,  las empresas,  los colegios,  las parroquias… Han empezado ya esas celebraciones previas de comidas de empresa,  conciertos de villancicos,  montajes de belenes y otras decoraciones en casa o en los establecimientos de todo tipo…

    Para muchas personas son unas fechas dulces y entrañables,  pero para no pocas son unas fechas difíciles o incluso dolorosas:  se sienten más solos,  deben hacer regalos que no quieren hacer,  o deben compartir mesa con quien no tienen las más mínimas ganas.  Todo esto es obvio que puede ocurrir.

    Aunque con esto no descubro nada nuevo,  si a la Navidad le damos el sentido de celebrar la venida de Dios hecho hombre al mundo,  es seguro que disfrutaremos de estos días.  El problema es cuando lo que se hace para celebrar la Navidad enmascara su propio sentido,   y entonces es una fiesta vacía,  absurda,  artificial e incluso incómoda,  en la que se tiene un gasto y un ajetreo no deseado porque siempre se ha hecho así.  Si Jesús llegó al pesebre con esa sencillez ¿Qué sentido tiene toda esta parafernalia? Por supuesto que es un acontecimiento de gran importancia para la Humanidad,  incluso para los no creyentes,  porque de hecho en una buena parte del mundo empezamos a contar el calendario desde ese momento,  indicando los años antes de Cristo o después de Cristo.  Algo así merece una celebración en condiciones,  pero en ninguna parte de la Sagrada Escritura dice que se deba entrar en competencia de a ver quién hace el regalo o la comida más cara.  En la sencillez puede haber un gran disfrute:  una buena comida preparada con amor y en la cantidad adecuada,  unos regalos sencillos pero pensados con mimo y hechos con cariño.  No es una frase mía,  pero en una ocasión oi decir que en estas fechas no es lo más importante lo que se haga,  sino el cariño con el que se haga.

    La Navidad si que tiene algo objetivamente positivo para muchas personas:  es el acordarnos de los más necesitados.  Parece que en estas fechas es más fácil lo de la generosidad porque “está en el ambiente”.

    Es posible que en estas fechas notemos en la mesa el hueco del ser querido que ya no está y nos sintamos más solos que en la vida cotidiana, pero también es una ocasión para pensar con calma en esas personas ausentes y sentirlas más cerca que con el ajetreo diario.

    Ayer oi a un Mercedario unos deseos para Navidad que me han encantado:  Paz,  Libertad,  y Bien.  Con esto está todo dicho.

    • Paz:  No solo pensemos en la Paz en el mundo, sino que estemos en Paz con las personas cercanas,  especialmente con las que vamos a compartir mesa, y esa reunión será deliciosa.
    • Libertad:  Seamos libres del exceso de consumo,  y libres de los malos hábitos que pueden estropear estas fiestas.  Disfrutemos de la Libertad a la que se llega cuando no hay engaños ni mentiras entre las personas que nos rodean.
    • Bien:  Hagamos el Bien en lo que podamos en nuestro ámbito cercano,  aunque nunca podamos llegar a un Bien perfecto,  pero si no lo intentamos no habrá posibilidad de Bien a nuestro alrededor.

    Este artículo de hoy no tiene “pensamiento original”,  no dice prácticamente nada que no se haya dicho antes de una forma parecida,  pero creo que son ideas que vale la pena recordar en estos momentos.

    Os deseo queridos lectores: Paz,  Libertad, y Bien,  como a mi me desearon ayer.  Con estas tres palabras presentes en el pensamiento es difícil que no tengáis unas felices Navidades,  aunque haya que vencer también en estas fechas dificultades que se nos presenten.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook