Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 08
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A una Carmen bella entre muchas

    Más que trabajadora es garantía ética, como lo ha sido en todas las facetas de la vida donde ha colaborado. Donde quiera que ha pasado esta trabajadora ejemplar, ha dejado su impronta de laboriosidad y honestidad que puede ser igualada pero difícilmente superada. Hablo de Carmen, dama y señora mía.
     
    Con la terquedad de los serios, la firmeza de los buenos y la tozudez de quienes se saben laboralmente útiles y comprometidos con las mejores causas, es y ha sido un ejemplo de honradez para sus compañeras y compañeros de trabajo, como el cielo y el mar ante la franqueza de un verso de Benedetti. Predicando con su ejemplo, Carmen es así, por todo, por aquello de que la mejor forma de decir es hacer.
     
    Elegida desde hace mucho tiempo en situación de desempleo forzoso y desilusionada por ello, porque no se lo merece, y más, porque no lo esperaba (cáncer), es otra desempleada más en las oficinas del INEM, y otra trabajadora en busca de un empleo. Trabajadoras como Carmen necesita este país para encontrar su camino, según mi parecer.
     
    Más allá de las ideas y las opiniones, ya es hora de reconocer que los trabajadores que son trabajadores por su honor y no por su fortuna, acreedores de un puesto de trabajo ganado con sudor y no por la deferencia de algunos. Justo cuando estamos casi todos hartos de contratos basura, de ETT, de este festival rastrero de movilidad geográfica, de impunes bajadas salariales y despidos, justo ahora, y precisamente por eso, uno, satisfecho y feliz como un barbero de pueblo que puede contar su vida a penitentes clientes prisioneros en su sillón; justo ahora que puedo estar con ella a tiempo completo, disfrutar de ella, Carmen, ejemplar trabajadora... ¡Joder, dona, y tengo que morderme la lengua!.
     
    A una Carmen bella entre muchas, porque algún defecto muy grave ha de tener la gente buena en este país de empresarios explotadores sin conciencia y políticos corruptos, para vivir esta situación de desempleo y grandes necesidades. (Lamento sacar mis miserias a pasear).

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook