Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Aniversario

    Mañana será nuestro aniversario y no estás. Sé que es temporal, que no tardaremos en estar junto de nuevo, pero se me hace muy difícil la espera... imposible tal vez. Estoy impaciente, amor, deseo que sea pronto: hoy si fuera posible. Lo siento, mi amor, lo siento, no lo puedo evitar... perdóname.

    Hay determinadas fechas en el calendario que, debido al descalabro de la vida, destino o como se llame, pierden la esencia de ser especiales al estar privadas de lo que más se desea: la enfermedad, la macabra redundancia de la vida o algún descuido de María, la Magdalena, se imponen al poder del bendito amor. Y ahora solo puedo recordar tu ausencia en la estricta intimidad. 
      
    Al llegar este día tan especial, íbamos a la floristería más cercana y comprábamos una flor para regalárnosla. Era el mejor regalo. Confiábamos que de aquella hermosa y única flor prendiera en ti el fruto más deseado: nuestro hijo, conclusión exacta de nuestro amor. Éramos pobres y no nos podíamos permitir regalarnos otra cosa que no fuera una flor; una hermosa y única flor que, sin embargo, valía infinitamente más de lo que costaba. Tú me regalabas una rosa y yo a ti te regalaba una orquídea. Me gustaría que mañana fuera igual, amor, como siempre, porque mañana será nuestro aniversario. Desde que te has ido he pensado en cambiar de regalo, pero al no poder consultártelo no me atreví, quizá no te hubiera gustado... no sé. Pensábamos que era absurdo que el amor tuviera un día prefijado para celebrarlo pero a última hora siempre nos enganchamos al carro de las flores. 
      
    Sin ti no soy nada, ¿qué? solo contigo soy persona. Y ahora... ¿y ahora qué, amor? Mañana será nuestro aniversario y he vuelto a caer en el desánimo más profundo... Estoy más triste y desahuciado que nunca. Te echo de menos, amor. Apenas tengo fuerzas para seguir, no puedo, no puedo o no quiero vivir sin ti. Te necesito para vivir, quiero volver a ti, renacer en ti. Necesito rozar mi piel con tu piel, olerte, abrazarte, besarte y hacerte el amor hasta la extenuación para sentirme vivo.
      
    Me gustaría comentarte como van las cosas por aquí, como va todo desde que no estás; y que tú también me contaras cosas de ti, de cómo te va. Me gustaría estar contigo y planificar de nuevo nuestro futuro. Te quiero, y quiero estar contigo, amor. En este estrecho mundo ya no tengo espacio. Nuestras vidas se han roto y no, no me resigno a vivir sin ti. Que no. La cierto es que tengo algo importante que decirte: casualmente ayer me llamaron de la facultad de medicina y me dijeron que mañana, precisamente mañana, amor... Y yo les he hablado del día tan especial que es para nosotros, también les conté lo de las flores que nunca nos faltaron; me puse muy nervioso, amor, quizá demasiado y por eso les conté todo, o casi todo. Lo que quiero decirte es que como no dispondrán de tu cuerpo hasta mañana, me dijeron que hoy me permitirán visitarte. Que te sacarán unos minutos del lugar donde te mantienen impoluta para estar solos. Los dos solos. ¡Al fin solos, amor!. Qué ganas tengo de verte y abrazarte. No cojo en mí de alegría. Ah, y no te preocupes por las flores, no se me olvidarán: tu orquídea y mi rosa para regalárnoslas como siempre, amor, como siempre. Y estaremos juntos y hablaremos de todo... de todo y más. Y si me dejas amor, si me lo permites... Y si no ya puedes ir buscando una excusa para perdonarme porque no pienso volver a casa sin ti. Y si tú no puedes volver a casa conmigo... No soporto por más tiempo tu ausencia, no puedo, no quiero vivir si tú no estás. Jamás dejé de quererte y no lo voy hacer ahora porque simplemente estés muerta. Me olvidé de vivir y quiero morir para estar siempre contigo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook