Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 14
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con permiso: Alegría.

    El día sigue nublado pero hace un calor insoportable, incluso parece que va a llover. Y mi tristeza se está alejando mar adentro. Mal asunto para un sábado de fieles difuntos.

    Me gustaría ser capaz de elegir el día anterior el tema a escribir, pero solo al desperar y abrir la ventana... ¡Joder, dona, no tengo alegrías que contar!. Y tú muerta.

    Mi vida es la brújula que indica hacia dónde se mueve el día y el aprendizaje que me guía. La noche a menudo es eterna, no hay manera que Morfeo haga las paces y me provoca un despertar de animadversión con el nuevo día que espanta. Y de mis adentros solo sale dolor con un estado de ánimo triste de morir.

    La tristeza es una de las antesalas de la depresión, yo temo a la depresión, es algo serio que muchos confunden con un estado de ánimo apesadumbrado. Debieran saber antes de hablar. O pensar lo que dicen. Hoy, porque el día no ayuda, me iré a otra parte a vestirme de alegría, no tengo tiempo para tristezas. Allá la pena del día que amaneció y las emociones que provoque. Prefiero ir despacio, al paso, no correr para que no se me escape nada de soslayo: el mejor aprendizaje. Tal vez la tristeza venga incluida en el libro de la vida como enseñanza, pero estoy de tistezas que las vomito, solo la alegría será bienvenida en mi vida. (Quizá ya ocurrió). Pido, pues, permiso a la alegría para que invada mi vida. Es todo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook