Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 14
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De tus ojos la mirada

    'El pasado ha huido; lo que esperamos está porvenir, es el porvenir que nunca llega; pero el presente es nuestro, amor'.
      
    Los ojos de los cocodrilos tienen doble párpado, asustan. Los ojos de los cangrejos son aéreos, están por encima de su acorazado cuerpo. Las serpientes y las águilas son los que poseen los ojos con miradas más agresivas. Miedo. Y tus ojos son los que tienen la mirada más triste.
        
    Cada retina del ser humano acumula millones de experiencias, son vivencias buenas y malas, esperanzas entregadas, amores y desamores, enfermedades, porque los ojos no son otra cosa que la presencia externa del cerebro. En buenas condiciones de luz, el ojo humano puede exteriorizar todo su contenido. Dicen que los ojos son el espejo del alma.
        
    Querías conocerme y nada ni nadie te lo impediría. El tiempo pasaba y no estabas dispuesta a morir sin conocerme. Decidida, un día rompiste amarras y te acercaste a mi viejo mundo; fue llegar y preguntar por mí, pero nadie supo decirte, entonces recordaste el paraíso donde todo comenzó: Les Seniaes. Y no hicieron falta presentaciones, sin embargo, al vernos y cruzar la mirada tus ojos no pudieron soportar el momento y tus párpados tuvieron que acudir en su ayuda. Y sin apenas una mirada de soslayo, huiste a tu lugar de origen despavorida como solo un pájaro asustadizo huye del peligro de la naturaleza que le da la vida. Pasaron los meses, sin tener noticias tuyas, aunque sabía que me leías cada noche en el silencio. Pero el tiempo impaciente no espera por nadie temerosa, y poco a poco te fuiste alejando de la poesía que te dio vida. Y tus ojos de mirada triste dejaron de leerme para siempre en el silencio... (Así acabará lo nuestro).

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook