Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 26
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Desprecio con perversidad.

    La constancia, la persistencia son rasgos elogiables. También hay que enaltecer el coraje de nunca renunciar a lo que consideramos justo. A veces hay circunstancias reales que nos impiden abandonar cuando consideramos que luchamos por el bien de nuestra familia: La familia, no me canso, la familia. Insatisfacción, angustia, pero rendirse equivaldría a atentar contra la supervivencia familiar y eso no. En otros casos permanecemos cuando a todas luces lo razonable y factible sería claudicar, en ese esquema actuaríamos solo por desapego. No es el caso y nunca lo será.

    Todo lo que se hace por orgullo se vuelve tóxico. Da a entender que estamos obnubilados y nuestros comportamientos no están orientados por sentimientos de amor sino por protagonismo ajeno que tarde o temprano nos condenará al abismo. Desprecio con perversidad. En fín, por mi parte renunciando a lo que haga falta con el fin de trascender en el bendito amor, y en la santa poesía que por primera vez no entiendo... (Este asunto parece que irá para largo y prefiero que se quede en la intimidad. Hasta aquí quiero contar).

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook