Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 18
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El decoro de algunos

    "En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos sus libertades, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados". José Martí.

    Comienza la recogida de la naranja: Les Seniaes están de un tráfico que ni la calle Colón. Sin embargo, este año no será una recogida cualquiera para lo trabajadores temporales del campo, según me comentan. Si ayer nos enteramos que los trabajadores autónomos no les queda otra sino cerrar sus negocios y dedicarse a la economía sumergida, los trabajadores del campo vuelven los tiempos de la esclavitud. El asunto es serio. Y va para dolor, que lejos de desaparecer la esclavitud aumente. Y el vasallaje, como en la antigüedad obligados a pagar feudo. No lo debiéramos permitir, hay que detener esta lacra de sumisión e irrespeto en el mundo laboral. Es la cruda realidad. Pero hay caso, aunque si lo detenemos se quedan en el paro, y son miles de trabajadores del campo los parados. ¿Hay caso o no? Y la naranja por recoger. Las cosas están jodidas y tienen difícil solución dadas las circunstancias. El intermediario corredor paga al agricultor (si cobra) la naranja con precios de hace quince años y al trabajador lo devuelven a tiempos de la esclavitud. "No ha nacido para la gloria quien no conoce el valor del tiempo". Francisco de Quevedo.

    El mundo laboral hoy en día es esclavitud, o paro o quimera. La crisis nos está cambiando para peor. Hemos vuelto al pasado según parece y no lo hemos hecho por el túnel del tiempo. Al amanecer los trabajadores se reúnen a la entrada del pueblo y esperan a que los señores feudales los contraten a cinco euros la hora en las peores condiciones laborales. Y no hay faena para todos, así que, a quien contratan comen sino mañana tal vez. Lo jodido no es tener la certeza de que no vas comer hoy, es saber si no vas a comer mañana: de ahí la desesperanza. A los elegidos, los cargan hacinados en furgonetas y los llevan al campo, les marcan la faena y al final del día, de vuelta a casa cobrarán o no. Es la esclavitud de estos tiempos. El trabajador se ha convertido en una mercancía más. El negocio de la explotación no quiebra a pesar de la crisis, además, deja beneficios libres de impuestos en la cuenta de "explotación". Es la explotación de los más necesitados. Es la opresión, es la falta de libertad que no rompe cadenas. Urge quitarles el negocio a estos negociantes de personas. Ningún ciudadano puede ser producto de mercado. No merecemos ser personas si permitimos que tanto trabajador sea cautivo en esta bendita tierra de las flores.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook