Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Día de Todos los Santos

    'El Día de Todos los Santos es una tradición católica instituida en honor a todos los santos, conocidos y desconocidos del mundo moderno, según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles. En España y en otros muchos lugares del mundo se celebra la tradición de honrar y traer a nuestra memoria a las personas que han muerto'. Wikipedia.

    La iglesia no pierde ocasión para hacerse notar. Se trata de homenajear a todos los santos, conocidos y desconocidos, pero todos con algo en común: los milagros. ¡Hay que joderse!. Si al menos hay que hacer dos milagros para ser santos... ¿qué milagros y qué santos? El milagro de los panes y los peces ya está muy trillado. ¿O por quién murieron? ¿Por Franco, quizá? (Quizá ya ocurrió). Aquí no valen medias tintas, nos jugamos la credibilidad de la iglesia católica. 'Serán conocidos o no'. Eso son respuestas de Rajoy o de la rubio manchego. Ir a la iglesia y rezar a San Antonio (es el santo de mi pueblo) vale, pero rezar a un santo desconocido... Yo, de rezar, le rezaría a la Virgen del Rocío. Muy milagrosa ella. La de la reforma laboral. La Virgen del Rocío y su delegada en la Tierra sor Fátima Báñez hicieron una reforma laboral de un millón de parados por año. Dos años, dos millones de parados. ¿Quién da más? Un milagro para creer. Y ayer la reforma de las pensiones que aprobaron en exclusiva, como el buen amor, para no tener el IPC como referencia a la hora de actualizar las pensiones sino la voluntad de sor Fátima... A Dios rogando y con el mazo dando.
        
    Y luego está lo de traer a la memoria a todos los muertos y honrarlos... A unos sí y otros no, como a todos los vivos. Yo quiero a mis amigas pero no a todas las mujeres. No deseo mal a nadie, pero si está muerto será por algo. Algo haría, que santos para hacer milagros, conocidos y desconocidos, haberlos ailos. Y vírgenes. Y dioses. No sea estúpido, ponga un santo en su día y déjese de pagar el recibo de decesos toda la vida. Ponga un santo en su día y morirá con la esperanza de resucitar. Los hay para todas las fiestas... ¡Ponga un santo en su día, oiga!.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook