Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 22
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El efecto pensionista

    Ayer, mi esposa y yo, después de cenar fuimos a tomar café a un bar que está justo enfrente de la iglesia. La iglesia estaba cerrada y el bar olía a incienso. Y hoy la iglesia está abierta y el bar cerrado porque es lunes y los lunes cierra por descanso. ¿Estará regulado por ley que cuando las iglesias abren los bares cierran y viceversa? Éste es un país de muchas leyes. Los bares y las iglesias no debieran cerrarlos ni abrirlos. Ni a los curas hacerlos cardenales y a los camareros psicólogos por muchas almas que curen y vidas que salven. (Dios es más Dios después de una copa de vino). Nuestros pecados y nuestras miserias a nadie interesan. Éste es un país de muchas leyes y poca justicia, y también de porcientos. Éste es un país donde las estadísticas del INE debieran venir con antidepresivos: "El 21,1% de los españoles por debajo del umbral de pobreza. Por suerte (o por desgracia), un 0,7% menos que el 2011 por el efecto pensionista". ¿Acabará Rajoy metiéndole mano al IPC ahora que sabe que mantenemos a los españoles? ¿Será tan cruel? Creo que las residencias de ancianos cerrarán todas. Según yo lo veo, a los pensionistas nuestros hijos nos querrán eternamente, incluso, y es un decir por no callar, si las cosas siguen en este plan, se venderán congeladores como churros. Recuerdo aquella canción (creo) de los Cantores de Hispalis: "El muerto al hoyo y el vivo al bollo". Ay, dona, me temo que tardaremos en vernos, y no porque no me quiera morir algún día, sino porque mis hijas me congelarán para seguir cobrando la pensión.

    El café rico, gracias, pero el olor a incienso... y el fúrtbol... El domingo iré a misa y comprobaré si la iglesia huele a calamares fritos. Y si aún se siguen amando unos a otras (el santo fornicio) en el confesionario.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook