Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 17
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El hambre después de la muerte

    Por expertos científicos se ha observado que el hambre se corrompe con el resto del cuerpo después de la muerte. Pero ese otro impulso instintivo, esa esencia inmaterial que satisface los deseos y necesidades denominado apetito, se corrompe también o simplemente deja de cumplir su función inmaterial. Pregunto.

    Hay quiénes consideran que al estar muerto se dejar de tener hambre, sin embargo, otros opinan que el hambre sobrevive a la muerte, incluso con la esperanza de ser recompensado en otro mundo. Bajo este punto de vista, pudiera ser, que según el comportamiento que se hubiera tenido en vida, el difunto saciaría su hambre a base de buena comida y regada con mejor vino si hubiera sido buen cristiano, o un menú de dieta colesterol si por el contrario hubiera vivido en pecado.

    Pasar hambre no es delito. Y saciarlo tampoco, de momento. Pero el apetito, según la RAE tal vez lo sea por sus diferentes acepciones, por cierto, ninguna cristiana: "Gana de comer". "Impulso instintivo que lleva a satisfacer deseos o necesidades". "Cosa que excita el deseo de algo". "Deseo sexual". El apetito que ha reclamado en la historia de la humanidad los insalubres alimentos y otros deseos que incitan al pecado ha de ser arrojado al hambre eterna. Y cerrado el círculo amén.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook