Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 30
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En busca de una sonrisa

    En el mundo actual, la solidaridad, la verdad, la equidad, la bondad, incluso la belleza y el amor colindante están huidos, y lo peor, no les salimos a buscar. El reto es encontrarlos uno por uno. Pero a nadie se le ocurre. Vivimos desposeídos de lo fundamental y no hacemos nada para recuperarlo. ¡Oiga!, que todo lo que une es virtud, lo contrario que desune está viciado por la realidad. Debemos cultivar la unidad porque lo que no une destruye. Entender que entre todos podemos es la alternativa al suicidio colectivo.

    La dama que no me deja ir, a sus otros deprimidos pacientes les aconsejan no visitar enfermos, no ir a los entierros, no escuchar las noticias, alejarse de las funerarias y, sobre todo, no ir con gente que no mantenga una bendita sonrisa en los labios. La dama que no me deja ir no sabe ni entiende, porque en los tiempos que vivimos esto es imposible. Entonces, mejor bajar las persianas y no salir de casa. Y quien pueda, que le de al dispositivo del timbre para desconectarlo (qué invento). Pero resulta ser que existe un poder que tenemos atrofiado, hablo del poder de la imaginación. Personas pesimistas se adelantan a los hechos negativamente y no salen en busca de una sonrisa. Entonces, nos tenemos que morir, porque las actitudes pesimistas provocan inseguridad y ansiedad anticipada. ¡Vengan todos y todas, está en promoción especial la mentira y la perfección engañosa de los hechos!. Ay, dona, ser optimista en los tiempos que vivimos es una utopía.

    Rojas Marcos dice: "Gracias a la capacidad humana de razonar, de aprender y cambiar, las personas que están dispuestas a invertir su tiempo en el empeño, tienen la posibilidad de aumentar su predisposición natural al optimismo". Rojas Marcos no sabe que empeñados ya estamos hasta el fin del milenio (20.000€ per cápita) y que ahora solo queremos comer todos (y todas) los días.

    Sin embargo, y a pesar de los pesares, Rojas Marcos tiene razón, el pesimismo tiene presente pero no tiene futuro. Porque el pesimismo esclaviza y más temprano que tarde otra realidad más humana pondrá a cada cual en su sitio, que aquí no hay crimen perfecto. A pesar de que la madre naturaleza nos haga dudar a veces con sus tormentas otoñales. O quizá nos reprocha el maltrato de vida futura que les estamos dando a nuestros hijos. En este asunto aún nos queda mucho camino por desandar. Como es domingo de ir a misa, debemos ser optimistas y elegir la cara más bonita que tengamos en el armario y salir a la calle en busca de una sonrisa. A la vida se lo debemos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook