Blog 
Quizá ya ocurrió
RSS - Blog de dona .

El autor

Blog Quizá ya ocurrió - dona .

dona .

Sobre este blog de Cultura

Quizá ya ocurrió es un lugar sacado de las brisas de un mar y sus brumas donde todas las ideas serán bienvenidas, sobre todo las infundadas y las que vienen de los que dudan y otros caprichos, y donde la evidencia, no será ni mucho menos suficiente para desmentir una verdad. En fin, ya me entienden....


Archivo

  • 12
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Es fácil hablar claro

    Sir Rabindranath Tagore, dijo: "Es fácil hablar claro, cuando no va a decirse toda la verdad".

    El principal instrumento de comunicación es el lenguaje. Sus posibilidades de expresión combinan la condición esencial para entenderse con nuestros congéneres y para mejor acceso a la cultura que compartimos. El lenguaje se libera a través de la palabra. Palabra que a veces cautiva de emoción, incluso llega al corazón. Palabra de amor. Para enamorar, el dominio del lenguaje es determinante. Pero también los gestos enamoran, y el silencio, "el lenguaje de los gestos", "el lenguaje del silencio". Hay quien sostiene que el silencio es un lenguaje superior. Sea como fuere, el lenguaje, y su instrumento de acción la palabra, son patrimonio de la humanidad.

    El objetivo del lenguaje no es dificultar la comunicación, sino enriquecerla. Por eso, cada persona debe conocer sus particularidades y ser capaz de aplicarlas con los humildes en el corazón. La literatura, ese arte que emplea como medio de expresión una lengua, a veces nos somete a malas interpretaciones, conflictos de entendimiento, funestos procesos sociales que obstaculizan la comprensión armoniosa.

    Cuando el lenguaje se vuelve interesado y confuso, no asume la comunicación con prudencia y la palabra se desbarata y ofende cuando tiene que explicar. Y se describe a sí misma y sentencia su acción, identidad, licencia, rol, pasión, conciencia, represión, compensación, norma, límite, personalidad y originalidad de manera vanidosa. (Antonio Machado: "¿Dónde está la utilidad de nuestras utilidades? volvamos a la verdad, vanidad de vanidades"). Entonces no es la palabra la que asume la comprensión de la comunicación. La comunicación sin comprensión es apenas. Sin la comprensión de todos los conceptos del lenguaje es imposible acceder a las formas evolucionadas de la reflexión. Quien no tiene capacidad de reflexionar sobre lo que dice el lenguaje carece de la facultad para relacionarse. La persona debe tener una idea clara de las leyes que la rigen, ha de saber que toda comunicación encierra siempre un contenido y unas formas. Sin embargo, el lenguaje, no siempre es suficiente, y conviene aceptar otros argumentos para comprender de los hechos la verdad: La verdad de nuestras intenciones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook